Ayuda a afectados no es suficiente

Las lluvias no sólo han complicado más la situación de aislamiento de comunidades como Tule, El Brasil y Colama, pertenecientes a Tipitapa, que han quedado incomunicadas con las crecidas de los ríos. El agua también ha agudizado problemas que las comunidades vienen arrastrando, como enfermedades respiratorias y desnutrición.

Bronquitis, diarrea y desnutrición aguda son las enfermedades que atendieron médicos voluntarios de Fundación Guardianes de la Niñez, en zonas rurales de Tipitapa. LA PRENSA /CORTESÍA

Las lluvias no sólo han complicado más la situación de aislamiento de comunidades como Tule, El Brasil y Colama, pertenecientes a Tipitapa, que han quedado incomunicadas con las crecidas de los ríos. El agua también ha agudizado problemas que las comunidades vienen arrastrando, como enfermedades respiratorias y desnutrición.

“Trabajamos dando asistencia médica, sicológica y medicamentos gratuitos a comunidades de escasos recursos. Esta vez, por tratarse de una emergencia, apoyamos a la Alcaldía de Tipitapa, que solicitó nuestra ayuda; con un equipo de tres médicos, tres enfermeros y dos voluntarios en cada brigada”, dice Eduardo Amador, presidente de Guardianes de la Niñez.

El pasado viernes la Fundación Guardianes de la Niñez respondió al llamado que hizo la Alcaldía con una jornada de atención médica en la comunidad de Santa Helena y Tule, 40 kilómetros al norte del área urbana de este municipio.

En la actividad se atendió a 150 personas, entre mujeres embarazadas, niños y ancianos, que presentaron enfermedades respiratorias como bronquitis, algunos cuadros diarreicos y desnutrición aguda, en su mayoría, más otras 110 atenciones en Santa Helena.

“Seguiremos apoyando, pero se necesita más conciencia de la gravedad del asunto; si las autoridades no toman en serio la situación de hambre, la vulnerabilidad por las inundaciones y la pobreza extrema, habrá casos que lamentar en este invierno”, señaló Amador.

ALCALDÍA OPTIMISTA

Según César Vásquez, alcalde de Tipitapa, “se ha trabajado en lo que se ha podido” y aunque intenta destacar el trabajo del Sinapred en zonas como La Bocana, reconoce que las necesidades aún son muchas, sobre todo en asistencia médica y en abastecimiento de alimentos, agua y cloro.

“El Minsa tiene un plan de asistencia a las personas afectadas con las inundaciones. Actualmente se está ejecutando en las comunidades en situación de salud más vulnerable. Se les ha llevado comida por medio de helicópteros y el MTI está haciendo evaluaciones para las reparaciones en la carretera”, asegura Vásquez.

“Por nuestra parte estamos trabajando con el Comité Municipal de Prevención de Desastres”, agregó.

El alcalde de Tipitapa muestra interés en dar seguimiento a la situación de las familias afectadas y ofrecerles apoyo permanente para estabilizar la situación de las comunidades que han perdido casi todos sus recursos y hasta las esperanzas con las inundaciones de este invierno.