Flor de María Aquino se mostró agradecida por la silla de ruedas que recibió su hijo Edwing José. LA PRENSA/M. ESQUIVEL

“Ahora puedo sacar a mi niño donde quiera”

Flor de María Aquino ya no tendrá que prestarle a su vecina una silla de ruedas para llevar a su hijo donde el médico. Desde ayer el pequeño Edwing José, de diez años y quien padece de discapacidad motora, recibió una de las 215 sillas de ruedas que la Asociación Los Pipitos recibió en carácter de donación por parte de un ciudadano alemán.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: