Rousseff en fuego cruzado por legalización del aborto

Las grandes iglesias brasileñas han impuesto el tema del aborto en la campaña para las elecciones presidenciales, poniendo en dificultades a la candidata del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff.

RIO DE JANEIRO/ AFP

Las grandes iglesias brasileñas han impuesto el tema del aborto en la campaña para las elecciones presidenciales, poniendo en dificultades a la candidata del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff.

Brasil es el país con más católicos del mundo, con más de 125 millones de fieles, y con un número creciente de iglesias pentecostales. “La religión tiene un peso enorme en la cultura brasileña”, declaró ayer Maria das Dores Campos Machado, directora del Centro de Investigaciones Religiosas de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ).

Dilma Rousseff se quedó corta para llevarse la elección presidencial el domingo en primera vuelta, y una de las razones fue, según los expertos, el voto que le retiraron las iglesias evangélicas, que a última hora optaron por Marina Silva, creyente de la Asamblea de Dios, la mayor con 8.5 millones de fieles.

En la recta final de la campaña por la primera vuelta, y en estos primeros días de la campaña por el balotaje, los medios locales han difundido reiteradamente afirmaciones de Rousseff en una entrevista al diario Folha de Sao Paulo en el año 2007, en las que se declaraba favorable a despenalizar el aborto por tratarse de “una cuestión de salud pública” y no de “fuero íntimo”.

El aborto en Brasil está autorizado sólo en casos de peligro de muerte para la madre y cuando el embarazo fue resultado de una violación. Pero se estima que el número de abortos clandestinos sobrepasó el millón ya en 2005.

La candidata del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) declaró el martes que “ante todo está a favor de la vida”.

El rival de Rousseff en segunda vuelta, el socialdemócrata José Serra, así como la ex candidata Marina Silva, se oponen a modificar la actual legislación brasileña sobre el aborto. Serra, ex ministro de Salud, fue incluso criticado por introducir en el servicio público la llamada “píldora del día siguiente”. Aun así, la batalla parece favorecer a Serra.

El obispo de Sao Paulo, Luiz Bergonzini, declaró: “Entre dos males, el menor”, resumiendo la postura de muchos brasileños religiosos.

Por otra parte, el Partido Verde decidirá el 17 de octubre a cuál de los dos candidatos apoyará en el balotaje.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: