Culmina con éxito rescate de los 33 mineros

La histórica e inédita operación chilena de salvamento de 33 mineros culminó el miércoles por la noche con la salida del último minero, el jefe del grupo, en un memorable capítulo de sobrevivencia, lucha y tenacidad.

Por Vivian Sequera y Eva Vergara

MINA SAN JOSÉ, Chile/AP

La histórica e inédita operación chilena de salvamento de 33 mineros culminó este miércoles por la noche con la salida del último minero, el jefe del grupo, en un memorable capítulo de sobrevivencia, lucha y tenacidad.

Nunca antes hubo gente que sobreviviera tanto tiempo bajo la tierra.

El último en ser evacuado fue Luis Urzúa, quien era el jefe de turno cuando los trabajadores comenzaron su faena de trabajo aquel 5 de agosto y fueron atrapados por un derrumbe masivo.

Urzúa, un topógrafo de 54 años, se mantuvo como jefe líder del grupo y como tal le correspondía sacar primero a todos sus hombres, como el capitán que abandona a último su barco.

«Él protege mucho a su personal y al protegerlos, obviamente los quiere. Va a asegurarse que este toda su gente afuera» antes de salir del socavón, dijo recientemente Robinson Márquez, vecino del minero y quien trabajó con Urzúa.

En su cuenta de Twitter, el ministro de Minería, Laurence Golborne, recordó que aparte de los mineros no se debe olvidar a los seis rescatistas que bajaron al socavón a ayudar en la evacuación, y que serían izados tras sacar a todos los mineros.

La salida de Urzúa fue celebrada con atronadores cornetas, gritos y aplausos tanto por parte del equipo de rescate que lo recibió en la superficie al salir de la jaula en la que fueron izados todos sus compañeros.

LA PRENSA/AP/Martin Mejia
Lo mismo ocurrió en el campamento improvisado que surgió a las afueras de la mina donde se apostaron las familias a la espera del salvamento después del accidente, ocurrido el 5 de agosto en la mina de cobre.

Pronto, el jolgorio y las celebraciones se extendieron a través del país.

Urzúa se abrazó con los miembros del equipo de rescate y con el presidente Sebastián Piñera, en un momento electrizante en que más de uno de los hombres que han trabajado por evacuar a los mineros se abrazaron y besaron.

«Espero que esto nunca más vuelva a ocurrir», dijo Urzúa al presidente al entregarle, de forma simbólica «el turno» o la faena que había empezado el 5 de agosto.

«Gracias a todos, gracias a todos los rescatistas», dijo Urzúa.

Piñera le dijo «don Luis Urzúa, recibo su turno y lo felicito porque salió último» como los buenos capitanes.

Y luego todos entonaron el himno nacional con sus casos sobre el pecho y no pocas lagrimas.

Su rostro fue el primero que el mundo vio en una oscura y borrosa imagen cuando se confirmó que los hombres estaban todos vivos en el socavón.

Parientes y amigos de otros mineros y ciudadanos comunes, algunos agrupados en el campamento, estallaron como botellas de champaña en un momento de norme orgullo nacional por un operativo impecable que duró menos de 24 horas.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo en rueda de prensa en el hospital de la vecina ciudad de Copiapó que la densa y húmeda niebla pronosticada para la noche, demoraría el traslado de los rescatados en helicópteros de la fuerza aérea chilena desde la mina hasta la cercana localidad.

El subjefe de los rescatistas, René Aguilar, dijo antes que un factor que influyó en el menor tiempo usado para subir a los mineros fue el buen funcionamiento del sistema de comunicaciones, del cual esperaban dificultades con la fibra óptica, que proporciona las imágenes desde el túnel y el fondo del socavón.

Hasta ahora, la única dificultad presentada en la compleja e inédita operación fue que al instalar la puerta de la jaula -bautizada como Fénix, por el ave mitológica que renace de sus cenizas-, «se produjo una torsión que la dejó un poquito difícil de cerrar y abrir, pero está absolutamente controlado, han visto que esta funcionando perfectamente bien», explicó el ministro de Minería Golborne.

Originalmente, el equipo de rescate había anticipado que la evacuación se prolongaría hasta 48 horas.

A media tarde, salió Yonni Barrios, el improvisado enfermero de sus compañeros que ayudó a los médicos en la superficie. Además, protagonizó un comentado caso cuando se hizo público, y él admitió al comienzo del encierro que lo esperaban fuera su esposa y su amante y actual conviviente.

Existía expectación por ver cuál de las mujeres estaría a la salida del túnel de rescate, donde cada minero pudo escoger sólo a tres personas. Estaba su nueva pareja.

Durante la jornada, el presidente Piñera recibió en la mina llamadas de felicitación de los presidente Luiz Inácio Lula da Silva; de Argentina, Cristina Fernández, y Venezuela, Hugo Chávez.

El gobierno de Ecuador emitió un comunicado en el que se congratula «por el exitoso e histórico rescate».

Temprano, el presidente boliviano Evo Morales llegó para visitar a su compatriota el minero Carlos Mamani, uno de los primeros en salir y el único extranjero en el grupo.

María Segovia (derecha),  hermana del minero liberado Dario Segovia, celebra el final del rescate esta noche.  
LA PRENSA/AP/Natacha Pisarenko
«No sé cómo pagar este esfuerzo, es histórico, inédito, inolvidable para el pueblo boliviano el salvar con vida, de rescatar con vida a tantos mineros y al compañero boliviano Carlos «, dijo Morales al llegar el miércoles temprano al aeropuerto de Copiapó, 50 kilómetros al oeste de la mina.

Morales visitó a Mamani en el hospital de campaña montado cerca del túnel de salida del socavón, y cuando el mandatario le ofreció trabajo y otros beneficios, el hombre no se mostró entusiasmado.

Los protocolos del equipo de rescate contemplan que una vez que el minero sale del socavón es sometido a rápidos chequeos médicos en un hospital de campaña en el yacimiento. Luego de un par de horas, son transportados en grupos de dos, tres o cuatro mineros en helicóptero de la fuerza aérea hasta el hospital de Copiapó, en un trayecto de unos 12 a 15 minutos.

Mañalich dijo que los mineros que han llegado al hospital «están en un estado de salud…más que satisfactorio».

Exceptuado uno que presenta una neumonía, y que deberá permanecer hasta el lunes en el hospital por sus necesidades de mayor oxígeno y antibióticos y dos que deben ser intervenidos quirúrgicamente por infecciones dentales que requerirán anestesia total. Esos mineros enfermos no fueron identificados.

«Están extraordinariamente regaloneados» o mimados, contó.

Indicó que es probable que algunos prolonguen su estadía en el hospital más allá de las 48 horas proyectadas y que otros salgan antes, el viernes por la tarde.

Con pocas esperanzas de sobrevivencia, los 33 hombres lucharon primero durante 17 días, desde que quedaron sepultados por toneladas de roca el 5 de agosto, hasta que en un breve mensaje escrito enviado a la superficie a través de una sonda se confirmó que todos estaban bien.

La odisea minera comenzó a llegar a su fin en los primeros minutos de este miércoles, cuando Florencio Avalos, de 31 años, salió de la jaula izada por un cable a lo largo de un extenso túnel, por un ducto que demoró más de un mes en construirse.

Detrás de Avalos, siguieron seis mineros. Uno de ellos fue José Ojeda, un viudo de 47 años que se hizo conocido porque fue quien escribió en grandes letras rojas sobre un pedazo de papel aquel mensaje que pasmaría a muchos el 22 de agosto.

El texto decía: «Estamos bien en el refugio los 33».

Tras conocerse que el grupo estaba atrapado en un refugio, se emprendieron varios planes de rescate usando tres perforadoras con distintos rumbos, desde el refugio hasta un taller, a menor profundidad, 622 metros, al que los trabajadores tienen acceso por medio de un pasillo, e incluso una de las perforadoras trataba de llegar a ese mismo pasillo.

Cada salida fue celebrada por el equipo de rescate con aplausos y vivas a Chile, mientras el minero se estrechaba en largos abrazos con sus parientes e integrantes de los rescatistas.

Luego de que emergió el primer minero, Piñera, quien ha estado acompañado de la primera dama Cecilia Morel, advirtió que la mina y muchas más no volverán a abrir mientras no se garantice la seguridad de sus trabajadores.

«Lo mismo va a ocurrir con muchas otras minas de nuestro país, y no solamente en la minería, estamos haciendo una revisión completa de las normas de seguridad y protección de nuestros trabajadores en el sector de la minería, de la construcción, en el transporte, la pesca y la industria», señaló.

Contrario a lo previsto, el gobierno permitió ver la salida del minero de la jaula, desde una plataforma a unos 150 metros de distancia, y también difundió imágenes del fondo del socavón y en las que se puede observar al grupo de hombres en pantalones cortos, sin camisas y aplaudiendo al ver llegar su vía de escape.

Familiares y amigos de los mineros liberados celebran el final de la operación de rescate en el campo ubicado en los alrededores de la mina San José, Copiapó, Chile.
LA PRENSA/AP/Natacha Pisarenko

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: