Obispos piden cambios al gobierno de Correa

El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Antonio Arregui, pidió este lunes "un cambio de la atmósfera política" y que se amplíe la participación ciudadana en el gobierno del presidente Rafael Correa.

QUITO/AP

El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Antonio Arregui, pidió este lunes «un cambio de la atmósfera política» y que se amplíe la participación ciudadana en el gobierno del presidente Rafael Correa.

En declaraciones a la red de televisión Ecuavisa, afirmó «hace falta otro tipo de planteamiento, un cambio de la atmósfera política para que efectivamente haya una integración crítica de todos los ciudadanos en el manejo del país, eso es democracia».

«Cuando vemos que una cosa está deficiente proclamamos en un sentido constructivo, animando a que se arregle eso porque ningún poder humano, ningún gobierno, ninguna ley siempre (es perfecta), tendrá sus lados por los cuales se puede criticar», señaló.

Arregui manifestó que «por encima de nuestras diferencias, que se vea (por) el bien del país y se amplíe la participación ciudadana, que es un lema de esta revolución ciudadana pero se la ve en ocasiones pugnar en contra los que no están en ese grupo y se la ve propicia a la violencia verbal», dijo.

Correa suele responder duramente a sus opositores o a quienes simplemente expresan criterios divergentes. La iglesia ha sido uno de sus blancos porque considera que ha actuado como un ente político contrario al proyecto gubernamental denominado «la revolución ciudadana».

«Es indudable que no se nos puede tachar de políticos», aseveró Arregui.

Añadió que «no nos interesa una cuota de poder, entrar en los mecanismos de gobierno … como teniendo la parte que correspondería a un partido político o a un grupo social … nuestro rumbo, nuestro enfoque es de orden ético, moral».

Al referirse a la sublevación policial del 30 de septiembre, que puso al país al filo de la ruptura institucional, Arregui dijo que son «acontecimientos que tanto han preocupado al país entero y todavía le siguen causando alguna convulsión».

Añadió que «la maquinaria sancionadora es parte de una sociedad bien organizada, y lo importante es que tanto la fiscalía como los jueces de una manera expedita y pronta manifiesten su equidad y no estén al vaivén de las presiones de cualquier estilo que reciban, tienen que reconquistar credibilidad ante el pueblo ecuatoriano».

El vicecanciller Kintto Lucas, dijo al mismo canal que «hay una conciencia colectiva en América Latina que no se pueden volver a registrar golpes de estado, ni siquiera como lo que ocurrían en la década del 70 y tampoco como el que ocurrió en Honduras hace un año atrás, ahí se explica esta cadena de solidaridades y apoyo al régimen constituido y al estado de derecho en Ecuador».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: