Obispos: crisis se agrava

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) emitió ayer un pronunciamiento sobre la situación actual del país, en el cual manifiesta que la misma se ha agravado desde abril pasado, fecha en que también expusieron la realidad social y política que se vive en Nicaragua.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) emitió ayer un pronunciamiento sobre la situación actual del país, en el cual manifiesta que la misma se ha agravado desde abril pasado, fecha en que también expusieron la realidad social y política que se vive en Nicaragua.

“La ley sigue siendo paradójicamente un mecanismo para legitimar los abusos y hacer pasar por legal lo que es ilegal”, señala el pronunciamiento de los obispos.

En su mensaje los obispos que integran la CEN también destacan el papel oportunista de los partidos políticos, que conciben la política como medio para obtener privilegios sociales y ventajas económicas.

También afirman que el derecho parece ser cada vez más un instrumento para legalizar en modo artificioso las estructuras de poder y las ambiciones personales, y el Estado da la impresión de ser un entramado al servicio de intereses particulares y de grupo.

[doap_box title=»Pendientes del CSE» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de Managua, dijo que la Conferencia Episcopal de Nicaragua se manifestará sobre las elecciones en unos meses, pero expresó que para garantizar un proceso electoral transparente y limpio es necesario garantizar laobservación nacional y extranjera sin restricciones, dada la historia anterior de los últimos comicios.

[/doap_box][doap_box title=»Religiosos acosados» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

En una nota de prensa de AFP, Estados Unidos critica acoso a grupos religiosos opositores en Venezuela y Nicaragua. Según un informe anual sobre libertad religiosa en el mundo, divulgado ayer por el Departamento de Estado, los grupos o instituciones religiosas que muestran su oposición al Gobierno son hostigados en estos dos países.

En el caso de Venezuela “el Gobierno respetó en líneas generales la práctica de la libertad religiosa, pero grupos religiosos que criticaron al Gobierno fueron hostigados e intimidados”, explicó el informe presentado por la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

En el caso de Nicaragua, el texto menciona que la libertad religiosa es respetada, pero que críticas de la Iglesia católica fueron recibidas con hostilidad.

Señala que los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), formados por militantes progubernamentales, fueron denunciados por autoridades católicas por su “sistemática estrategia de hostilidad cada vez que el clero critica públicamente al Gobierno”.

[/doap_box]

Aunque no menciona nombres, es una clara alusión a las constantes violaciones a la Constitución Política que el partido de Gobierno ha realizado para permitir la reelección del presidente Daniel Ortega. A criterio de los obispos, toda esta situación tiene graves repercusiones para el desarrollo económico del país, la solución sostenida de los grandes problemas sociales y la gobernabilidad estable a largo plazo.

Los nueve obispos de Nicaragua estuvieron tres días en San Marcos, Carazo, analizando la realidad nacional. Monseñor Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua y presidente de la CEN, dijo que el análisis lo hicieron con base en las preocupaciones de los fieles en las diversas parroquias del país y que en ningún momento pretenden mandar un mensaje de confrontación, sino de exhortación.

En su mensaje a la nación los obispos señalan que los partidos políticos existentes no logran interpretar los anhelos de gran parte de la población y colaborar de manera constructiva y responsable en la dinámica de la democracia.

“Los políticos deben superar viejos esquemas que han dañado al país, permitiendo a un grupo de privilegiados decidir el destino de todos, deben renunciar a seguir concibiendo la política como medio para obtener privilegios sociales y ventajas económicas y abrirse progresivamente a los valores evangélicos que favorecen la práctica de la política con espíritu de servicio”, reza el pronunciamiento, que fue leído por monseñor René Sándigo, secretario general de la CEN.

El 23 de abril pasado los obispos señalaron en su carta pastoral su preocupación por algunos actos de transgresión a la Constitución Política y de irrespeto a la institucionalidad del país.

Los obispos aclaran en su pronunciamiento que la palabra de la Iglesia en materia social y política no es una intrusión abusiva, sino un servicio a la formación de las conciencias en la política.

Cabe mencionar que a inicios de octubre el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo que había quienes querían darle un golpe de Estado y entre ellos culpó a los obispos.

“Son los mismos que aquí en Nicaragua, desde los púlpitos incluso, están llamando al pueblo a lanzarse a las calles contra el Gobierno, sin tomar en cuenta que es el pueblo el que está en el Gobierno y que en todo caso es el pueblo el que podría lanzarse a las calles aquí (…)”, sentenció Ortega en ese momento.

Los obispos también se refirieron al conflicto entre Costa Rica y Nicaragua. En el pronunciamiento afirmaron que la soberanía de Nicaragua sobre el río San Juan de Nicaragua es indiscutible e innegociable para el país. También abogaron por que el problema se resuelva por las vías del diálogo, los cauces diplomáticos y el respeto al derecho internacional.

Igualmente externaron su preocupación por que con la reciente crisis se distraiga la atención del Gobierno y de los ciudadanos y los lleve a ignorar y a no afrontar los problemas internos de la nación.

“Los grandes problemas socioeconómicos, la crisis institucional no resuelta y el reto de un año electoral a las puertas nos exigen a todos la atención y responsabilidad para colaborar, cada uno desde sus propias posibilidades sin minimizar la situación y sin caer en la resignación”, dice el pronunciamiento.

Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de Managua, dijo que si el presidente Ortega opta por salirse de la OEA, traería graves consecuencias al país, no solo jurídicas internacionalmente, sino económicas, tomando en cuenta la relación con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Un valor que hay que conservar en la política internacional es la convivencia pacífica con todas las naciones de la Tierra y la participación de todos los organismos internacionales”, expresó Báez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: