Nicaragua y el turismo

Nicaragua, con sus 130 mil kilómetros cuadrados de territorio es el país más grande de Centroamérica. Sólo la extensión de sus dos lagos, Cocibolca y Xolotlán, lagunas y resto de cuerpos de agua equivalen a casi la mitad del territorio de San Salvador ya que suman 10,300 kilómetros cuadrados. Posee casi 1,000 km de costas o litorales (Pacífico y Atlántico), volcanes activos, cerros, islas, reservas naturales y de biosfera, montañas, ríos, lagunas, en fin, todos los recursos naturales necesarios para ser explotados “sosteniblemente” en beneficio del país.

Por Leónidas Tapia Sánchez

Nicaragua, con sus 130 mil kilómetros cuadrados de territorio es el país más grande de Centroamérica. Sólo la extensión de sus dos lagos, Cocibolca y Xolotlán, lagunas y resto de cuerpos de agua equivalen a casi la mitad del territorio de San Salvador ya que suman 10,300 kilómetros cuadrados. Posee casi 1,000 km de costas o litorales (Pacífico y Atlántico), volcanes activos, cerros, islas, reservas naturales y de biosfera, montañas, ríos, lagunas, en fin, todos los recursos naturales necesarios para ser explotados “sosteniblemente” en beneficio del país.

Pero primero los nicaragüenses tenemos que mejorar nuestra actitud o cultura para con el ambiente, ir creando incesantemente conciencia en la población sobre el cuido y la importancia de nuestros recursos naturales, comenzando desde las escuelas, empresas, organizaciones públicas y privadas. Aplicar las leyes de forma más severa a quienes atentan contra el medio ambiente y, forjar campañas que fomenten a la población a no tirar basura en lugares no destinados para ello porque “una buena imagen deja un buen recuerdo” y el deseo de regresar a un país cuya población cuida su naturaleza y también su patrimonio histórico o cultural.

El Estado, la empresa privada y demás instituciones involucradas deben de apoyar organizada y económicamente a todo aquel empresario turístico que quiera iniciarse en este medio, permitir la justa inversión turística extranjera elaborando marcos jurídicos modernos que garanticen dicha inversión, construir más y mejores rutas de acceso a centros turísticos, ampliar la oferta hotelera del país y la cobertura de Internet, capacitar más y mejor a profesionales en turismo, crear políticas públicas integrales de fomento al turismo, realizar coaliciones que incluyan a empresarios privados, cámaras de turismo, tour operadores, Ministerio de Turismo y Gobierno central donde todos aporten ideas o proyectos para la mejoría del sector, crear un fondo nacional de apoyo al turismo, entre otros.

El ecoturismo, el turismo rural comunitario, el turismo de aventura, turismo arqueológico, de playa, deportes extremos, entre otros, son algunas modalidades turísticas que Nicaragua, con su gran riqueza natural y material, puede explotar ampliamente de forma sostenible.

Tradiciones religiosas, gastronomía, historia, bailes y expresiones folclóricas, ciudades coloniales, son de los tesoros intangibles y tangibles que Nicaragua posee en sus 153 municipios, 15 departamentos y 2 Regiones Autónomas. Esto permite crear corredores turísticos, adicionales a los ya existentes como: el corredor turístico de los lagos, de las playas, de las fiestas patronales, del folclor, de los ríos, de las sabanas, de los bosques tropicales húmedos, de las reservas naturales, sin incluir nuestra nueva reserva de biosfera que es la Isla de Ometepe, entre otros.

Nicaragua también tiene a su favor el ser el país menos violento de Centroamérica porque no hay presencia total del crimen organizado, y la tasa de homicidios ronda los 13 homicidios por cada 100 mil habitantes. A lo anterior se le suma el ser una nación multicultural, la afamada “calidez del nica” y el fácil acceso migratorio existente por parte de las autoridades, aunque, lo último debe ser bien ordenado y fiscalizado por las mismas autoridades migratorias para impedir la trata de personas, tráfico de drogas, de órganos o de vehículos, entre otros delitos.

Según datos del Ministerio de Turismo, en el 2009 ingresaron más de medio millón de turistas extranjeros a nuestro país, lo que significó un crecimiento de un 8.8 por ciento con respecto al año 2008 y esto dejó ganancias de aproximadamente 205 millones de dólares. Esto demuestra que el turismo realmente beneficia al país porque genera empleo, ganancias y riqueza en general, siempre y cuando dicho desarrollo sea sostenible para nuestro medio ambiente y sustentable para la población.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: