Lo que dijeron los obispos

Tradicionalmente cuando los obispos dan un mensaje los políticos y los medios tratan de encontrar a quién condenaron y cuál posición política respaldaron. Pero los obispos no han condenado a nadie ni han respaldado ninguna posición política determinada. Sobre este tema, ¿qué dijeron?

Tradicionalmente cuando los obispos dan un mensaje los políticos y los medios tratan de encontrar a quién condenaron y cuál posición política respaldaron. Pero los obispos no han condenado a nadie ni han respaldado ninguna posición política determinada. Sobre este tema, ¿qué dijeron?

Citando la Santa Biblia y las encíclicas Sollicitudo rei socialis, Gaudium et Spes, Deus Caritas est, Dignitatis humanae, Veritatis Splendor y Christifideles laici , ellos nos transmiten a los católicos y a toda persona de buena voluntad que desee escucharlos, su preocupación sobre algunos temas, aclarando que no han pretendido abordar todos los tópicos de la realidad nacional sino que se mantienen en una actitud de expectativa, observación y discernimiento para iluminar como pastores especialmente a los católicos en nuestro difícil proceso de construcción de un país que sea cada vez más humano, solidario, desarrollado y democrático.

Explican que la Iglesia no ofrece soluciones técnicas y no instituye ni propone sistemas o modelos; más bien da luces que puedan servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina, iluminando y abriendo la inteligencia y estimulando fuerzas espirituales que llevan a abrir la voluntad a las exigencias del bien y la verdad. La palabra de la Iglesia en materia social y política es un servicio a la formación de las conciencias.

Con espíritu, no de políticos o jueces, sino de pastores, expresan su preocupación porque algunos aspectos de la vida política de Nicaragua no han mejorado desde su último mensaje del pasado abril, refiriéndose a que existen algunas situaciones en que la ley se usa para legitimar abusos y hacer pasar por legal lo que es ilegal, haciendo mal uso del derecho en las estructuras de poder y ambiciones personales y de grupo.

Evidentemente la responsabilidad de corregir lo anterior recae particularmente en los gobernantes (ejecutivo, diputados y magistrados); pero los obispos también expresan que sobre la situación política y social que observan en Nicaragua —la cual ha sido históricamente lamentable— tienen responsabilidad todos los grupos y partidos existentes que no han logrado interpretar los anhelos de la población y colaborar constructiva y responsablemente en la dinámica de la democracia. Es normal que en una sociedad democrática como la nuestra —dicen— existan partidos y grupos con ideologías diferentes, sin embargo los partidos políticos han de promover el bien común sin anteponer sus propios intereses.

De allí que los obispos exhorten a toda la clase política del país para que personas y grupos abran su corazón y su mente hacia las grandes aspiraciones de la mayoría de nuestro pueblo que anhela una sociedad nueva. Los políticos deben superar viejos esquemas que han dañado al país, permitiendo a un grupo de privilegiados decidir el destino de todos; deben renunciar a seguir concibiendo la política como medio para obtener privilegios sociales y ventajas económicas y abrirse progresivamente a los grandes valores evangélicos (caridad, modestia, generosidad, humildad, honestidad, etc.) que favorecen la práctica de la política con espíritu de servicio.

Hay otros aspectos tanto positivos como negativos —de unos y otros— que no fueron mencionados; pero los obispos aclaran que no han pretendido abordar todos los tópicos de la realidad nacional.

Este mensaje es para todos, sin excepción. Todos los partidos, grupos o individuos políticos deberían recibirlo con humildad buscando cada cual la viga en su propio ojo y actuando para corregir y mejorar lo que en Nicaragua deba ser corregido y mejorado. El mensaje de nuestros pastores no es para que cada cual “lleve agua a su molino”, sino para buscar el bien de Nicaragua.

 

El autor es abogado y periodista .

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: