El decadente mundo de Hollywood, según Sofía Coppola

Sofia Coppola sabe lo que es tener un padre famoso: volar a lugares remotos, pasar largas temporadas en hoteles y participar del extraño, privilegiado y a menudo decadente mundo de Hollywood. La cineasta, de 39 años, también sabe lo que es ser madre en la industria del espectáculo: tiene dos hijas pequeñas con su pareja Thomas Mars, líder de la banda de rock Phoenix.

 

 

FOTOS/LA PRENSA/AFP


Sofia Coppola sabe lo que es tener un padre famoso: volar a lugares remotos, pasar largas temporadas en hoteles y participar del extraño, privilegiado y a menudo decadente mundo de Hollywood.

La cineasta, de 39 años, también sabe lo que es ser madre en la industria del espectáculo: tiene dos hijas pequeñas con su pareja Thomas Mars, líder de la banda de rock Phoenix.

En su nuevo filme, Somewhere , que se estrenó esta semana, Coppola explora la fama, Hollywood y la paternidad desde ambas perspectivas, con un estilo y enfoque completamente distinto al de su famoso progenitor.

Mientras Francis Ford Coppola adopta las nuevas tecnologías y las cámaras de alta definición, Sofia Coppola prefiere el cine clásico y los viejos lentes de los ochenta de su papá.

Mientras él es conocido principalmente por dramas oscuros y cargados de acción como El Padrino y Apocalipsis Ahora , ella prefiere historias más simples y retratos de personajes, como aquéllos de un graduado universitario o de un envejecido astro del cine en Lost in Translation (Perdidos en Tokio), su película de 2003 por la que ganó el Oscar al mejor guión original y por la que consiguió ser la tercera mujer postulada en el rubro de mejor director.

La realizadora aborda Somewhere con similar delicadeza. El filme relata la historia de Johnny Marco, un actor guapo y agrandado que vive en el hotel Chateau Marmont, de Hollywood, haciendo caso omiso a los guiones acumulados junto a su cama, para en vez de pasar el tiempo bebiendo cerveza, tomando pastillas y disfrutando de un par de strippers mellizas que bailan con sus propios postes plegables. Todo cambia cuando su hija de 11 años, Cleo, llega inesperadamente para pasar un tiempo con él.

“Estaba pensando en cómo tener un hijo realmente cambia tu perspectiva y tus prioridades, así que me puse a pensar cómo sería para un tipo como ése tener una hija”, dijo Coppola. “Fue divertido mostrar otro lado del Hollywood, que uno no ve normalmente, por la gran fijación que hoy tenemos en la cultura de las celebridades”. b

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: