Bolivia paralizada

Las principales ciudades de Bolivia estaban bloqueadas este jueves por un paro del transporte colectivo, mientras varios sectores alistan marchas contra un alza de los combustibles de hasta 80%, un descontento que el presidente Evo Morales intentó paliar con aumentos salariales.

Por Raúl Burgoa

LA PAZ / AFP

Las principales ciudades de Bolivia estaban bloqueadas hoy por un paro del transporte colectivo, mientras varios sectores alistan marchas contra un alza de los combustibles de hasta 80%, un descontento que el presidente Evo Morales intentó paliar con aumentos salariales.

En la ciudad de La Paz el transporte colectivo virtualmente había desaparecido desde temprano y la población tenía dificultades para trasladarse a su trabajo, comprobó la AFP.

En El Alto, una ciudad-dormitorio donde además se halla el aeropuerto internacional, se levantaron barricadas en la calle para cortar la circulación, en una protesta que se inició el miércoles cuando fue quemado un vehículo en desuso y colocado en la principal autopista que lleva a La Paz.

En Cochabamba, a 400 km de La Paz, el transporte de carga instaló sus vehículos de alto tonelaje en las intersecciones de las calles de acceso impidiendo la circulación, mostraron imágenes de TV.

En Santa Cruz de la Sierra, la capital económica del país (900 km al este de Bolivia), el paro del transporte se hacía sentir, mientras que organizaciones cívicas anunciaban marchas para más tarde este jueves.

En otras ciudades menores, como Oruro y Potosí, el paro de 24 horas convocado por la Central Obrera Boliviana (COB) comenzaba a articularse, y todavía no había logrado paralizar las actividades, reportaron medios locales.

Las protestas son contra un decreto anunciado el domingo pasado por el gobierno subiendo el precio del diésel en 73% y el de la gasolina en 83%.

Desde entonces los transportistas decidieron aumentos de hasta 100% en sus tarifas, que el gobierno pretende se reduzcan a sólo 30%.

El presidente Morales se dirigió al país por televisión anoche para explicar el alza en la gasolina, señalando que al año el país perdía 150 millones de dólares que se iban en combustible contrabandeado a los países vecinos.

Para mitigar el alza, Morales decidió un aumento de 20% en el salario de las Fuerzas Armadas, la Policía y los funcionarios de la salud y la educación, lo que este jueves generaba interrogantes sobre qué pasaría con los demás sectores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: