En el oficio más peligroso, la poesía

“No se me ocurren palabras para despedir a este amigo maravilloso, a este gran poeta; desde que vi sus poemas en el libro

Francisco Ruiz en su habitación en julio del 2005. LA PRENSA/U.molina.

Por Arnulfo Agüero

“No se me ocurren palabras para despedir a este amigo maravilloso, a este gran poeta; desde que vi sus poemas en el libro Alguien me ve llorar en un sueño, que ganó el concurso del I Certamen del Premio Ernesto Cardenal, me dije, estamos ante un gran poeta que va a ser una gloria para Nicaragua”.

Expresó emocionada la poeta Claribel Alegría, su mentora, ante la inesperada e impactante partida del joven poeta Francisco Ruiz Udiel, quien falleció trágicamente y solitario, en las últimas horas del 31 de diciembre de 2010, según los peritos de Medicina Legal.

Al amanecer de ese día la infausta noticia corrió como cargacerrada entre la comunidad de escritores, artistas y amigos de Ruiz Udiel, que no atinaban el motivo de tan dura decisión del joven bardo originario de Estelí, autor del poema Cada cuatro años nace una poeta suicida, que habla sobre las partidas anunciadas, dedicado a la memoria de Alejandra Pizarnik, Silvia Plath y Sexton.

Una buena parte de sus dos poemarios Alguien me ve llorar en un sueño y Memorias del agua (inédito), y los divulgados en varias antologías y revistas, “navegan las aguas líricas del Leteo y los ríos de la Divina Comedia”; en tanto otros, exploran las imágenes del paisaje interior, como el poema Lluvia o Habría que sembrar girasoles , este último dedicado al dramático pintor Vincent Van Gogh. En suma sus poemas hablan de su vigilia, vida y sueños que escribió, palabra tras palabra como poesía viva.

La poeta Gioconda Belli en su prólogo en la antología Retrato de poeta con joven errante, define a este reciente grupo, al cual perteneció Udiel, como la Generación del desasosiego, por tener una poética fuerte, en proceso de búsquedas, desafiante de la soledad, la violencia, el sexo sin romanticismo y dados a indagar sin miedo en las posibilidades de la palabra.

DESPEDIDO CON LECTURAS DE POEMAS

En la noche del pasado domingo sus restos fueron velados en la funeraria Reñazco, espacio que sirvió de “peña literaria”, cuando un círculo de sus amigos como Ulises Huete y Ulises Juárez, entre otros, se tomaron el lugar y organizaron una merecida lectura poética tomada de su primer libro Alguien me ve llorar en un sueño .

A la mañana del día siguiente fueron llevados al cementerio Sierras de Paz, siendo despedido con lecturas a su memoria y dos poemas de Claribel Alegría, uno de ellos llamado Victoria .

En dicho emotivo acto, donde estuvieron presentes amigos, familiares y periodistas, no hubo sacerdotes, liturgia de responsos, ni toques de campanas; pero sí el reconocimiento literario: de amigos y escritores, Sergio Ramírez elogió al joven poeta como un tenaz previsor y organizador literario, señalando que hasta los pequeños detalles de su último libro Memorias del agua había dejado listo para su lanzamiento el 3 de febrero.

“De su exactitud de planear las cosas, doy fe porque trabajamos juntos de manera estrecha. Francisco fue una imagen de mi propia juventud. Aventura, pero también responsabilidad. Ruptura, pero también vigor”, añadió el escritor anunciando que la próxima edición de Carátula será dedicada a su memoria.

A final de su discurso elegíaco y en clara referencia a la vida literaria y adiós de Francisco, dijo que se puede ver “la poesía como un holocausto, y una hecatombe, si alguien la convierte en parte de su vida, y de su muerte”.

“¿En qué mundo vivió? En el mundo de las palabras, y vivió por las palabras, el oficio más peligroso del mundo”, reflexionó Ramírez, al leer parte del prólogo que tituló La palabra que se deja ir . Al finalizar pronosticó que “su obra no será olvidada”.

SU ÚLTIMA CARTA

Para su amigo el periodista Róger Solórzano, Udiel dejo una significativa carta. En dicha misiva de despedida, según Solórzano, había dejado escrito que no tenía temor a la muerte, hablaba de sus concepciones sobre literatura, recordaba con cariño a su ex novia y menciona a uno de sus amigos más cercanos, Ulises Juárez, a quien dejaba sus escritos.

1294445003_8-Francisco Ruiz otra19

Entre su pertenencias dejó muchos libros de literatura latinoamericana y de otros países de Europa y Asia, dado que tuvo una relación con poetas de varias partes del mundo. “Era una persona entregada a la poesía y toda conversación que iniciaba la ligaba a la ella”, destacó Solórzano.

Memorias de agua se presentará póstumamente.

La muerte de Francisco ha sacudido el mundo cultural, principalmente el círculo de escritores jóvenes porque para ellos era un referente, una fuente de inspiración por su dinamismo, su creatividad literaria y los múltiples proyectos en que estaba involucrado, recordó por su parte René González, presidente del Instituto Nicaragüense de Cultura (INCH).

Uno de ellos es Palabra de turno, que contempla un ciclo de literatura nicaragüense escrita por jóvenes, entre los que figuraban: Alejandra Sequeira, Andira Watson, Missael Duarte, Madeline Mendieta, José Adiak Montoya, Mario Martz, Hanzel Lacayo, Ulises Juárez y Víctor Ruiz.

Para González, este proyecto tiene la intención de abrir un espacio para ser escuchado por todas las generaciones, ya que se invitará a escritores reconocidos. Al respecto Udiel consideraba en su programa este diálogo vital para el acercamiento intergeneracional.

En conjunto con el Foro Nicaragüense de Cultura, el Instituto de Cultura Hispánica presentará el 3 de febrero su segundo libro de poesía, Memorias del agua ; además se correrán dos vídeos que realizarán Israel Lewites y el músico Moisés Gadea, acerca de sus poemas.

SU FRUCTÍFERA VIDA LITERARIA

Francisco Inés Ruiz Udiel (Estelí, 1977/Managua- de enero del 2010). Poeta, activo promotor cultural, editor, divulgador del Centro Nicaragüense de Escritores. Se consideró discípulo de la poeta Claribel Alegría, a quien la nombró “su majestad”.

 Portada Memorias del agua  que dejara el poeta para ser publicado el próximo 3 de febrero.
LA PRENSA/CORTESÍA.

A los tres años quedó huérfano de padre y madre (Inés Ruiz Fuentes y Luz Audilia Udiel Zamora). Parte de su infancia vivió en las Aldeas SOS de Estelí, se bachilleró en el colegio San Francisco; posteriormente viajó a Managua, realizando estudios en la Universidad Centroamericana (UCA), en este mismo centro recibió clases libres de crónica periodística.

Pero es la poesía la que lo llevó a construir paso a paso su identidad como poeta. Él mismo recuerda que se adentró a este mundo cuando tenía 16 años. Después logra proyectarse al fundar y llegar a dirigir la revista Literatosis (1999), junto a la poeta colombiana Crisnel Sánchez y Ulises Huete.

Su poesía existencial, dramática y romántica aborda el tema de la soledad, la muerte, el amor y la búsqueda de la identidad personal; parte de estas huellas o pistas de su vida las devela y anuncia en su Bitácora (http://ruizudiel.blogspot.com/). A este sitio enlazó a su red social de amigos literatos, los que llenaron de alguna forma sus vacíos y soledad humana.

PUBLICACIONES

Su primer salto lo da cuando recibe el Premio Internacional de Poesía Joven Ernesto Cardenal 2005 por su poemario Alguien me ve llorar en un sueño , publicado por Anama, ediciones; este mismo libro es publicado en España, en enero del 2009, por la Editorial Garúa Libros.

Fygzxhcvzxczxc

Para febrero se dará a conocer Memoria del agua . En el 2005 compiló una selección antológica de poetas jóvenes, con sus reseñas, que llamó Retrato de poeta con joven errante. Fue editor de www.caratula.net, Revista Cultural Centroamericana dirigida por el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, y de la revista impresa Hilo Azul. El tercer número, que saldrá en mayo será dedicado a su memoria.

EN ANTOLOGÍAS Y REVISTAS

Su poesía aparece en las antologías La poesía del siglo XX en Nicaragua (Editorial Visor, España 2010); Antología de poesía nicaragüense: Los hijos del minotauro (1950-2008); Revista Trilce, 2009; Antología del IV Encuentro Iberoamericano de Poesía Carlos Pellicer (Trilce, Villahermosa, 2008).

Poemas suyos aparecen además publicados en las revistas Karavan (Suecia, 2006); revista Oliverio (Argentina, 2005); revista Maga (Panamá, 2005); revista Lichtunten (Alemania, 2009); revista Nómada dirigida por Jorge Boccanera (Argentina, 2008); revista Prometeo (Medellín, Colombia, 2008) y en la memoria poética del Encuentro El vértigo de los aires : Poesía Iberoamericana (México, 2009); y las memorias del I, II, III, IV, V, y VI Festival Internacional de Poesía de Granada (Nicaragua).

En 2004, junto al escritor nicaragüense Ulises Juárez Polanco, fundó Leteo Ediciones . Entre las publicaciones como co-editor se encuentran: Memoria poética: Poetas, pequeños Dioses (Managua, 2006); Sergio Ramírez: Perdón y olvido; Antología de cuentos (1960-2009); Claribel Alegría: Ars Poética (Managua, 2007); Missael Duarte Somoza: Líricos instantes (Managua, 2007); y Víctor Ruiz: La vigilia perpetua (Managua, 2008).

1294445011_8-Francisco Ruiz otra12
1294445007_8-Francisco Ruiz otra14

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: