Salarios no mejoran como dice Ortega

El salario promedio que se le paga a un trabajador en Nicaragua es de 6,304.6 córdobas, que apenas alcanza para cubrir el 66 por ciento del valor de la canasta básica, cuyo valor actual es de 9,505.19 córdobas.

El lujo excesivo del que se ha rodeado al presidente Daniel Ortega es evidente en estas sillas cuidadosamente protegidas y que fueron estrenadas el lunes por la noche por los ocupantes de la tarima presidencial. LA PRENSA/O. Navarrete.

Ver imagen ampliada

Por Lucía Navas y Gisella Canales Ewest

El salario promedio que se le paga a un trabajador en Nicaragua es de 6,304.6 córdobas, que apenas alcanza para cubrir el 66 por ciento del valor de la canasta básica, cuyo valor actual es de 9,505.19 córdobas.

Durante los cuatro años del gobierno de Daniel Ortega, ese salario promedio ha tenido un ajuste de 1,343.4 córdobas.

Son datos oficiales del Banco Central de Nicaragua (BCN), lo cual indica que ha sido insuficiente para cubrir el incremento del valor de la canasta básica, que en el mismo período se ha encarecido en 6,460.79 córdobas.

Las cifras por sí mismas contradicen a Ortega, quien el lunes afirmó que durante su Gobierno “el salario de los trabajadores se ha cuadruplicado”.

Para los representantes de los sindicatos opositores al Gobierno, esta afirmación es un “intento más por tratar de engañar” a los trabajadores al querer “vender la ilusión” de que sus ingresos y por tanto su nivel de vida mejoran.

INFLACIÓN SE “COME”INCREMENTOS

Nilo Salazar, secretario general de la Confederación General de Trabajadores Independientes (CGTI), dijo que si bien ha habido incrementos salariales, “éstos han sido raquíticos y han sido ‘comidos’ por la inflación” que anualmente (con excepción del 2009) ha alcanzado los dos dígitos.

“Y si hablamos del salario mínimo, los ajustes que se han aprobado han sido de miseria, por eso decimos que con este Gobierno lo que gana un trabajador no alcanza ni para subsistir”, afirmó Salazar.

Dijo que, por ejemplo, el salario de un ayudante de un trabajador de la construcción apenas alcanza el 40 por ciento del valor de la canasta básica. “Con otros gobiernos alcanzábamos hasta el 62 por ciento. Aquí se ha elevado tanto el costo de la vida, es exorbitante”, afirmó Salazar.

La canasta básica es el cálculo que se hace para el costo de 52 productos establecidos, que son básicos para la manutención de un hogar de seis miembros por hogar.

SALARIO MÍNIMO ENSECTOR AGRÍCOLA

Los ajustes del mínimo por año en el gobierno de Ortega han oscilado entre 12 y 18 por ciento. Actualmente el salario mínimo más bajo que se paga es al sector agrícola, el cual es de 1,880.41 córdobas. El más alto es el del sector de electricidad, gas y agua que es de 4,191.7 córdobas.

De acuerdo con el economista René Vallecillo, un trabajador que devenga un salario mínimo en esos rangos “a duras penas” logra cubrir entre 19 y el 40 por ciento del valor de la canasta básica.

Indica que al hacer el cálculo, mientras el salario mínimo desde el 2007 se ha mejorado en 758.2 córdobas el más bajo y 1,400 córdobas el más alto, “no han podido si quiera acercarse a como se han encarecido los alimentos, la energía, el combustible y lo caro que está todo en este país”.

Vallecillo asegura que en términos reales, con lo que un trabajador gana ahora, incluso compra menos cada año.

En parte de su discurso que obligó a transmitir por cadena de televisión, Ortega reconoció que las variaciones al alza en los precios de los alimentos, especialmente el del frijol, han sido un elemento que “dispara rápidamente el precio de la canasta o la equilibra”.

“Por mucho que se haya cuadruplicado el salario de los trabajadores del 2007 hasta la fecha, eso, a última hora, se vuelve relativo cuando se disparan los precios de alimentos básicos como el frijol, y por lo tanto, tenemos que cuidarlo”, dijo Ortega.

COSEP PIDE AJUSTE SALARIAL  “ACORDE A LA REALIDAD”

A través del editorial publicado en su boletín digital Nicaragua Empresaria, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) pidió que las próximas negociaciones del salario mínimo sean acordes a la realidad económica del país.

El editorial del Cosep, basado en los datos oficiales de subempleo y desempleo, indica que “un salario mínimo fuera de todo este contexto económico y social no abona a promover una mayor formalidad, un menor desempleo abierto y un menor subempleo, ni incentiva a que más empresas estén dispuestas a cotizar en el Seguro Social, más bien exacerba aún más estos problemas estructurales de nuestro mercado laboral”.

Según datos oficiales, la Población Económicamente Activa (PEA) de Nicaragua alcanza los 2.28 millones personas, de las cuales 2.09 millones trabajan, principalmente, en el sector informal (65 por ciento).

“El 8.2 por ciento de la PEA experimenta desempleo abierto, es decir, 186 mil nicaragüenses no trabajan del todo y el 38 por ciento equivalente a 884 mil nicaragüenses son subempleados, es decir, trabajan tiempo parcial”, detalla el Cosep.

1294808207_120111 salario

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: