Cebolla escasa y cara

Damaris Hernández regatea precios en el Mercado Sur de la ciudad de Matagalpa. En el tramo de Luciano Obregón consulta por el precio de la cebolla, un producto imprescindible en la mayoría de las cocinas nicaragüenses. “Vale 12 (córdobas) la libra”, responde el comerciante a la consulta de la joven mujer morena, quien objeta al instante: “Deme a 11 (córdobas), son diez libras las que quiero”.

En los tramos ubicados en las aceras de la carretera entre Sébaco y Matagalpa son pocos los comerciantes que ofertan cebollas, producto que ha escaseado en distintos centros de compras. LA PRENSA/L.E. MARTÍNEZ M.

 

Luis Eduardo Martínez M.

CORRESPONSAL/MATAGALPA

Damaris Hernández regatea precios en el Mercado Sur de la ciudad de Matagalpa. En el tramo de Luciano Obregón consulta por el precio de la cebolla, un producto imprescindible en la mayoría de las cocinas nicaragüenses. “Vale 12 (córdobas) la libra”, responde el comerciante a la consulta de la joven mujer morena, quien objeta al instante: “Deme a 11 (córdobas), son diez libras las que quiero”.

Obregón accede, pero explica que la cebolla, de amplias propiedades nutritivas y medicinales, la ha comprado más cara desde los últimos 20 días.

“Estaba a 700 córdobas el quintal, pero ahora estamos comprando a mil o mil cien córdobas el quintal, depende de a dónde lo compremos”, explica después Obregón, uno de los pocos comerciantes que oferta el producto en el Mercado Sur de Matagalpa.

Hernández por su parte relata que las diez libras de cebolla le dilatarán apenas dos semanas, pues en su casa en el barrio El Tambor, al oeste de la ciudad de Matagalpa, “la ocupamos en todas las comidas. Sólo a los frijoles cocidos es que le echamos ajo, pero el resto de las comidas las hacemos con cebolla”.

En el mismo centro de compras hay puestos donde la libra de cebolla cuesta 13 córdobas. El precio ha incrementado dos córdobas en la última semana, explica la comerciante Ivania Munguía, señalando: “Hemos comprado a mil 200 córdobas el quintal”.

La cebolla que ofertan Obregón y Munguía es extranjera, aunque en algunos negocios hay poca cebolla nacional, proveniente de otros lugares del país. Ambos coinciden en que pronto abastecerán sus puestos con la cebolla nacional mayoritariamente producida en el municipio matagalpino de Sébaco, con lo que esperan que los precios del producto empiecen a descender.

AÚN ESTÁ EN LOS CAMPOS

Sin embargo, en Sébaco la cebolla aún está en los campos. Los productores, como Victorino Díaz Chavarría, scarán el producto con un mes de retraso, que fue el tiempo perdido, sin poder sembrar, debido a las copiosas lluvias durante la época de siembra, entre septiembre y octubre del año pasado.

[doap_box title=»Cifras que no cuadran» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Adolfo Treminio Vega, presidente de la Asociación de Productores de Cebolla en Sébaco, sospecha que hay “triangulaciones” en la comercialización de cebolla en el país.

De acuerdo con datos de la Dirección General de Aduanas (DGA), suministrados por productores, entre enero y noviembre del año pasado, Nicaragua exportó aproximadamente 74 mil 309 quintales de cebolla y el 62 por ciento de esas exportaciones fueron hacia Costa Rica.

En tanto, Treminio Vega sostuvo que entre diciembre de 2010 y enero de este año, Nicaragua exportó seis mil 226 quintales de cebolla. “¿Cómo se justifica que saliera tanta cebolla de Nicaragua si no tenemos?”, cuestionó el agricultor.

El dirigente de los cebolleros explicó que generalmente la cosecha de cebolla es entre enero y abril de cada año. A partir de mayo “comienzan las importaciones porque nosotros no tenemos condiciones para producir cebolla por las condiciones climáticas, nuestra cebolla es de riego y en invierno no la podemos producir”.

Treminio estima que el consumo nacional de cebolla es de 30 mil quintales mensuales y aumenta a 40 mil quintales en diciembre.

Según los datos de la DGA, entre enero y noviembre del año pasado, Nicaragua importó 386 mil 725 quintales de cebolla y sólo en octubre y noviembre las importaciones sumaron poco más de 113 mil quintales de ese producto.

“Si el Gobierno otorgó permisos para mantener un equilibrio en el mercado y de esto ahora tenemos un déficit, ¿para dónde cogió toda la cebolla que entró a Nicaragua para sustentar el déficit en los meses que nosotros no teníamos cebolla?”, volvió a cuestionar Treminio, agregando: “Para mí, la cebolla se está triangulando”.

Para el dirigente, “esa cebolla la sacaron a otros países, porque no se consumió. Los precios estaban mantenidos, pero al sacar (exportar) esa cebolla que se importó, los precios se dispararon”.

[/doap_box]

En el mercado municipal de Sébaco, así como en los maltrechos puestos sobre las aceras en la carretera de esa ciudad hacia Matagalpa, hay poca oferta de cebollas y cada libra del producto cuesta entre 14 y 15 córdobas.

“Sí, está escasa ahorita”, confirma José Adán Centeno González, dueño de uno de los tramos en la ruta a Matagalpa, indicando que el precio por quintal de cebolla importada incrementó en 78 por ciento.

“La cebolla americana se subió bastante, si costaba 730 (córdobas) el quintal y ahorita anda en mil 300 córdobas”, explica Centeno, quien asegura que ya algunos productores de Sébaco han empezado a comercializar el producto “pero sólo en moños, todavía no la están sacando por quintal”.

“Así por moño nosotros la compramos a ocho córdobas y lo damos a diez. Cada moño trae como una libra de cebolla”, dice el comerciante.

Jorge Alberto Treminio, dueño de un tramo en Sébaco, lleva varios días sin comercializar cebolla debido al precio.

Según doña Ivania Munguía,  comerciante del Mercado Sur en Matagalpa, “la cebolla nacional que hay ahorita es pequeña y de baja calidad. Aquí en Nicaragua dejan lo malo y es lo que compramos nosotros para vender”. LA PRENSA/L.E. MARTÍNEZ M.

“Está entrando una poquedad y cara. La extranjera está a mil 300 córdobas el quintal y uno tiene que darla a por lo menos quince córdobas la libra y la gente casi no la compra así, por eso no la compramos nosotros”, sostiene Treminio.

¿POR QUÉ LA ESCASEZ?

En el Mercado Sur de Matagalpa, Obregón cree que el desabastecimiento de cebollas en los mercados se debe a que el producto es exportado principalmente a Costa Rica. Igual opina Melvin Arévalo, comerciante de Sébaco.

“Lo poco que sale lo exportan, asumo que les pagan mejor”, dice Obregón, mientras que Arévalo sostiene que “no está entrando ni la cebolla hondureña, entonces esa (señala racimos de cebolla nacional en su tramo) la exportan y después la traen ya seca como la americana”.

Sin embargo, Adolfo Treminio Vega, presidente de la Asociación de Productores de Cebolla en Sébaco, reconoce que “el mercado está desabastecido” y lo atribuye a las exportaciones del país, principalmente hacia Costa Rica y al retraso que tuvieron los productores con las lluvias durante el período de siembras.

“Sólo ahorita en diciembre (de 2010) y en una parte de enero (de 2011) se exportaron seis mil 226 quintales de cebolla qué de dónde salieron no sé”, dijo Treminio Vega, indicando que por los retrasos en el período de siembra, debido a las lluvias, la cosecha nacional aún no sale al mercado.

“A finales de este mes  y principios de febrero  ya tendremos unas 35 manzanas de cebolla en cosecha en todo el Valle de Sébaco. Esperamos que lo que hemos  perdido tal vez podamos reponerlo con la venta  de las primeras cebollas que arranquemos”. Victorino Díaz Chavarría, productor de cebollas en Sébaco.

Para el dirigente de los cebolleros, “eso es lo más alarmante porque, si se está exportando, significa que nosotros ya sacamos cebolla. ¿De dónde salió esa cebolla? En la asociación se hizo un monitoreo y ninguno de los 38 socios ha vendido cebolla, si más bien estamos en la lucha de que ya vamos a iniciar (a cosechar)”.

SETENTA POR CIENTO

En Sébaco, 102 kilómetros al norte de Managua, se produce el 70 por ciento de la cebolla nacional, sostuvo Treminio Vega, indicando que el porcentaje restante es producido en zonas como Namanjí en San Rafael del Norte, La Concordia, Sacaclí y las orillas del Lago Apanás en el departamento de Jinotega; así como en El Dorado, jurisdicción de Estelí; San Juanillo en el municipio matagalpino de Darío; Las Delicias en Terrabona y El Viejo en Chinandega.

Históricamente, los cebolleros siembran las semillas a principios de septiembre de cada año y trasplantan 40 días después, cosechando los primeros frutos en los últimos días de diciembre y entran a la etapa de máxima recolección a partir de enero, explicó el productor Martín Díaz, coincidiendo con sus colegas al apuntar que la producción del presente ciclo fue retrasada al menos un mes por las lluvias del año pasado.

“Debido a que la  cebolla se está  triangulando,  tenemos el déficit en nuestro mercado…  los comerciantes  triangularon cebolla, ¿quiénes? No sé”.
Adolfo Treminio Vega,  presidente de la Asociación de Productores de Cebolla en Sébaco.

Por la misma razón, Victorino Díaz Chavarría, quien en sociedades cultiva al menos 60 manzanas de cebolla en Sébaco, estima que este año la etapa de máxima producción será en febrero próximo, aunque en todo el municipio los productores estarían cosechando al menos 30 manzanas a partir de la semana próxima.

La esperanza de los consumidores, como María Jesús Cantillano, quien hacía compras en el Mercado Sur de Matagalpa, es que a partir de la próxima semana empiece a descender el precio de la cebolla en los centros de compras del país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: