Un sueño que renace

Las aguas del balneario La Virgen, Rivas, cobijan el nuevo proyecto del ex big leaguer nicaragüense Denis Martínez. Una vieja idea que hoy más que nunca renace con mayor fuerza.

La lucha por alcanzar un sueño se ha iniciado en la Academia del Beisbol Nicaragüense, en La Mar Lake Resort, Rivas. LA PRENSA/CARLOS MONTEALTO

Las aguas del balneario La Virgen, Rivas, cobijan el nuevo proyecto del ex big leaguer nicaragüense Denis Martínez. Una vieja idea que hoy más que nunca renace con mayor fuerza.

Treinta y tres jóvenes forman parte del primer grupo que integra la Academia de Beisbol Nicaragüense, cuyas instalaciones se ubican en el complejo turístico La Mar Lake Resort, a 10 kilómetros de Rivas.

Con una primera inversión próxima al millón de dólares, la Academia de Beisbol Nicaragüense espera convertirse en un primer nido, donde comience a forjarse sueños de gloria.

[doap_box title=»Valiosos detalles» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • La Academia de Beisbol Nicaragüense ofrece clases de computación, inglés y contabilidad.
La jornada comprende cuatro horas de entrenamiento físico por la mañana, y cuatro horas de estudio por la tarde.

El director de la academia es el dominicano Pablo Paredes, además cuenta con Johnny Álvarez, instructor de lanzadores y Rafael Mendoza, instructor de cuadro.

“El promedio de edad de los muchachos es de 15 a 16 años. Tenemos uno de 18 años y dos de 19 años”, dijo Pablo Paredes.

[/doap_box]

“Éste es un sueño que he querido hacer desde hace mucho tiempo, pero desafortunadamente no lo había podido concretar. Espero que con esta Academia se pueda lograr el objetivo, de que estos muchachos tengan oportunidad de hacer lo que gusta, jugar beisbol”, apuntó Denis Martínez.

La academia contará con dos campos de beisbol, que se encuentran en su primera etapa de construcción. Según explicó Martínez, los campos ya se están engramando y el próximo paso será levantar mallas alrededor.

“Posiblemente en un mes vamos a tener todas las condiciones. Ya con los campos disponibles, las cosas cambian, los muchachos se motivan más. En estas primeras semanas de entrenamiento los muchachos van a trabajar en acondicionamiento, para que cuando comiencen a ver la técnica y no se vayan a lastimar”, dice Denis.

Para Denis, el sueño de una academia es un proyecto que nunca abandonó por completo, tras un primer intento con la Academia Beis Nic. Esta vez hay mayor confianza, al contar con elementos que le da una base sólida, uno de ellos son las seis manzanas de tierra para los dos campos de beisbol.

“La inversión inicial es casi de un millón de dólares, después esperamos mantenernos con apoyo de los donantes. Tenemos ya un buen grupo de patrocinadores. Lo importante es que éste es un proyecto profesional, ordenado y transparente, en que los patrocinadores podrán ver dónde esta llegando su ayuda”, señaló Martínez.

“Hace seis años intentamos crear una Academia, el problema fue que no tuvimos las tierras para las instalaciones, pese a que recibimos promesas. Ahora con la ayuda de los inversionistas tenemos nuestras instalaciones. Yo veo a Nicaragua como una segunda Dominicana, que salió a relucir por el turismo y el beisbol”, señaló Martínez.

 Denis y sus entrenadores  en la Academia de Beisbol.
LA PRENSA/CARLOS MONTEALTO

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: