Lo matan de un escopetazo en la cabeza en Chinandega

Luis Roberto Ayerdis Durán, de 24 años, conocido como Tito, fue asesinado a las 11:40 de la noche del domingo, de un solo disparo de escopeta hechiza. Nueve perdigones le ingresaron en la parte frontal y en el parietal izquierdo.

El cadáver de Luis Ayerdis Durán fue velado en su casa de habitación, en el barrio El Calvario. LAPRENSA/S. MARTÍNEZ

CORRESPONSAL/CHINANDEGA

[doap_box title=»Policía investiga» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • Aparentemente un altercado la semana pasada con un grupo de jóvenes de los barrios periféricos de la zona oeste de la ciudad de Chinandega provocó la pasada de cuenta a Luis Roberto Ayerdis Durán, de 24 años.
Hasta la tarde de ayer, la Dirección de Auxilio Judicial investigaba a un joven identificado como Jaime Enrique, de 28 años, de oficio tapicero. La Policía también tiene circulado a un segundo sospechoso.

[/doap_box]

Luis Roberto Ayerdis Durán, de 24 años, conocido como Tito, fue asesinado a las 11:40 de la noche del domingo, de un solo disparo de escopeta hechiza. Nueve perdigones le ingresaron en la parte frontal y en el parietal izquierdo.

El crimen ocurrió en la sala del ciber Call Center Angelux, propiedad del joven Ángel Paredes, ubicado de la gasolinera Esso del barrio El Calvario, 80 varas al sur, en pleno centro de la ciudad de Chinandega.

El subcomisionado Uriel Gutiérrez Ríos, portavoz policial, dijo que doña Rosa Durán Toval, madre de la víctima, declaró que le avisaron a las 12:10 de la medianoche del domingo acerca de la muerte de su hijo, lo que ocurrió a 50 metros al oeste de su vivienda.

“Lo miré doblado en el sillón con la cabeza ensangrentada”, dijo la señora quien recibió apoyo para trasladarlo al Hospital España, donde murió minutos después.

Según Gutiérrez, fue un balazo de escopeta hechiza, ejecutado por uno de dos sujetos encapuchados que andaban en una motocicleta roja. Uno de ellos se acercó a la puerta entreabierta del ciber, ubicó el arma con dirección hacia la víctima, le disparó y luego huyeron.

“Él estaba viendo con sus amigos un partido de futbol, siempre llegaba ahí para ver televisión, ayer (el domingo) había trabajado donde una tía poniendo un cielo raso y como a las 9 y media de la noche fue que llegó al ciber”, dijo la madre.

Por el balazo en la cabeza, las autoridades presumen que el móvil es supuestas rencillas con jóvenes de la localidad.