La vida le sonríe a Wilton López

Hace ocho años, el nicaragüense Wilton López decidió agarrar sus maletas y abandonar los entrenamientos de primavera con los Yanquis de Nueva York, al considerar que no progresaba en la organización.

El big leaguer nicaragüense Wilton López durante los entrenamientos de primavera en Kissimmee, Florida. LA PRENSA/AP/ David J. Phillip

Por Juan Zamorano

KISSIMMEE, Florida, EE.UU./AP

Hace ocho años, el nicaragüense Wilton López decidió agarrar sus maletas y abandonar los entrenamientos de primavera con los Yanquis de Nueva York, al considerar que no progresaba en la organización.

López regresó a su país y sufrió una suspensión de cuatro años por irse sin el consentimiento de su organización.

Pero en 2007, tras cumplir el castigo que le impuso Grandes Ligas, recibió otra oportunidad por parte de los Padres de San Diego, aunque no tuvo fortuna en ese club, que terminó colocándolo en la lista de jugadores transferibles.

Allí lo agarraron los Astros de Houston para comenzar a cambiarle su destino favorablemente.

El derecho centroamericano, de 27 años, fue una de las grandes noticias de los Astros el año pasado tras el buen desempeño que tuvo en su trabajo de relevista después de haber subido en 2009.

López (5-2, 2.96 en 68 apariciones) no permitió muchas amenazas cuando le tocó lanzar y eso se nota con su 1.06 de WHIP, la estadística que mide el promedio de corredores que se le embasan por inning.

Sus compañeros consideran que es una máquina de lanzar strikes y lo elogian por su actitud de acero en la loma.

El nicaragüense, que tiene contrato por un año, se perfila en 2011 como el preparador del nuevo taponero Brandon Lyon, aunque asegura que no sabe a ciencia cierta cuál será su papel en la nueva temporada.

López está dispuesto a servir en cualquiera misión con Houston. Y es que después de todo lo que vivió en sus inicios, el nicaragüense se propone aprovechar todas las chances que se le presenten.

«Voy a trabajar fuerte y a esperar», afirmó el nativo de León en una entrevista con la AP.

Wandy Rodríguez, el abridor estelar de los Astros, destaca que López «tiene tremendo repertorio, la bola se le mueve bien y es difícil batearle».

«El ha ido aprendiendo y ha estado más tranquilo cuando tiene corredores en base», agregó.

El receptor suplente Humberto Quintero describe al nicaragüense como «la máquina de strike».

«Trabaja duro. El no tiene miedo de lanzar y tira muchos strikes sin importarle quién esté bateando», agregó el catcher venezolano. «Tiene buen sinker, un buen cambio y un buen slider».

«Cuando firmé al principio, era muy joven, no tenía un representante y decidí volver a mi país, donde quedé jugando con el equipo de León, aunque ganando poco», recordó.

Asegura que un encargado de los buscatalentos de los Yanquis en ese entonces le pronosticaba un futuro brillante.

«Siempre me decía ‘tu vas a ser el Mariano Rivera’ (del futuro)… me sentía entusiasmado», afirmó López.

En el 2007 un scout de los Padres lo visitó en Nicaragua y firmó un contrato, aunque no tuvo suerte y no llegó a subir a las mayores con San Diego.

«Ellos no sé porqué me pusieron en una lista de jugadores transferibles. Me quedé sorprendido porque en ese momento estaba tirando 93 y 94 millas y strikes», comentó. «Después me dijeron que no era consistente».

«Nadie creía en mi talento hasta que los Astros me dieron la oportunidad. Demostré lo que soy capaz de hacer con la pelota en mis manos y pienso seguir progresando por mi futuro y mi familia», puntualizó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: