Cosecha de arroz en riesgo

La cosecha de arroz de verano, prevista a comenzar a salir en un par de semanas, peligra en dañarse, debido a que está suspendida la fumigación sobre los plantíos.

FERNANDO MANSELL. LA PRENSA/ARCHIVO/R. ORTEGA

La cosecha de arroz de verano, prevista a comenzar a salir en un par de semanas, peligra en dañarse, debido a que está suspendida la fumigación sobre los plantíos.

El problema se debe a que los dueños de los aviones fumigadores se quedaron sin quién les abastezca el combustible para operar, lo que les obligó a suspender el servicio en los arrozales desde hace un mes.

Fernando Mansell, productor y miembro de la Asociación Nicaragüense de Arroceros (Anar), confirmó a LA PRENSA que esta situación pone en riesgo las 32 mil manzanas sembradas en el país, al estar expuestas al ataque de la plaga del chinche.

Mansell explicó que “ahorita el arroz (en siembra) la mayor parte está en la etapa de panzoneo o llenado del grano, que si hay un ataque de chinche, como tuvimos en el pasado, pues los problemas podrían ser muy graves para el sector”.

De este subperíodo (enero-abril) de la cosecha, que corresponde a la siembra 2011-2012, se esperan 2 millones 560 quintales de arroz, que representan el 35 por ciento de la producción total en el año.

De acuerdo con Anar, de sufrir daño la actual producción en el país, habrá que importar más grano para cubrir la demanda de la población.

El consumo nacional está calculado en cerca de siete millones de quintales anuales. Para satisfacerla se necesita importar arroz en granza, que proviene principalmente de Estados Unidos, debido a que la producción local aún es deficitaria.

La cosecha pasada produjo 5.5 millones de quintales, que, si bien según datos del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) significa un aumento importante con respecto a las cosechas anteriores, aún es insuficiente, porque en el 2011 se tiene previsto la importación de un millón 600 mil quintales de arroz para cubrir el consumo local.

Si eventualmente se perdieran los 2 millones y medio de quintales de arroz del verano, la necesidad de importar sería del doble, pues el volumen sería de poco más de 4 millones de quintales.

No obstante, Mansell insistió en que, de llegarse a enfrentar pérdidas de las cosechas, en el mercado interno no habría un desabastecimiento, pues existe una reserva de inventario estimada en un millón 700 mil quintales para cubrir el déficit.

“La mayor parte está en la formación final del grano, donde las plagas atacan las plantaciones. La cosecha comienza a salir fuerte en unos quince días. Estamos en la recta final”, explicó Mansell.

La preocupación de los arroceros es que, siendo el momento que necesitan la fumigación de los plantíos para prevenir las plagas, los operadores de los aviones fumigadores les notificaron que se quedaron sin quién les abastezca el combustible y las reservas que tenían igual se les acabaron.

“Gracias a Dios en el arroz hemos logrado un crecimiento sostenido (..). El problema es que a los arroceros nos digan que vamos a esperar quince días o un mes para que los campos sean fumigados, las plagas no esperan”, aseguró Mansell.

NADIE GARANTIZA COMBUSTIBLE

La información que obtuvo LA PRENSA con algunos operadores que brindan el servicio de fumigación es que a Noel Duarte, proveedor tradicional del combustible para este tipo de avión, le fue cancelado el permiso para la distribución y el suministro de parte de la empresa Petronic.

“Desde hace un mes nos dejó de proporcionar el combustible”, afirmó uno de los pilotos fumigadores, que pidió anonimato para evitar represalias.

Ante esta situación, los operadores del servicio de fumigación a los arrozales buscaron a Petronic, donde fueron atendidos por un funcionario que se identificó como Javier Antonio Picado.

“Primero nos dieron largas, pero el día jueves (de la semana pasada) nos dijeron definitivamente que no nos iban a abastecer de combustible a los aviones fumigadores”, afirmó el proveedor.

Son siete operadores a nivel nacional que disponen de 40 aviones fumigadores y brindan el servicio en un 90 por ciento a los arroceros y un 10 por ciento a los cañeros.

En Petronic les mandaron a que compren en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino de Managua.

Información que fue confirmada a LA PRENSA telefónicamente por Picado, de Petronic, aunque evitó decir a qué dirección pertenecía.

“Nosotros no estamos metidos en este negocio, ese es el aeropuerto internacional”, afirmó Picado.

“Yo no soy el indicado para manejar la situación, le sugiero que vaya a la administración del aeropuerto, que ellos son los que están manejando el combustible para avión”, insistió.

Pero en la empresa administradora del aeropuerto tampoco encontraron respuesta los dueños de los aviones fumigadores, pues no proveen el tipo de combustible requerido, únicamente abastecen a los aviones comerciales, confirmaron proveedores del servicio.

ARROCEROS PIDEN AYUDA DEL MAGFOR

Ante el riesgo de que los plantíos de arroz adquieran plagas y se dañe la cosecha, la Asociación de Arroceros anunció que buscarán a Ariel Bucardo, ministro del Magfor, para que intervenga con Petronic o con otras empresas distribuidoras de combustible en Nicaragua, para lograr que la fumigación de los campos se reactive.

“El cultivo está en su etapa final y (la fumigación) es parte de la protección que debe recibir el grano para evitar que el chinche, que mancha el grano y evita que crezca, ataque (la siembra), refirió Mansell, directivo de Anar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: