Incendios han consumido más de 4 mil manzanas

Más de cuatro mil manzanas de bosques de pino ha devorado el incendio forestal que inició el viernes pasado en el municipio de San Fernando, considerado por las autoridades como un megaincendio, solo comparable con uno ocurrido en el mismo lugar hace seis años.

Las viviendas cercanas a los bosques de pino en el municipio de San Fernando corren serios peligros si las brigadas no sofocan a tiempo las llamas.  LA PRENSA/G. MIRANDA

Incendio forestal en San Fernando

Por Alina Lorío y Elizabeth Romero

Más de cuatro mil manzanas de bosques de pino ha devorado el incendio forestal que inició el viernes pasado en el municipio de San Fernando, considerado por las autoridades como un megaincendio, solo comparable con uno ocurrido en el mismo lugar hace seis años.

Desde el momento que se produjo el primer llamado de alerta, brigadas voluntarias de unas 10 comunidades con 120 brigadistas han trabajado intensamente para sofocar el fuego. Este domingo fueron apoyados por un contingente de 78 efectivos del Ejército de Nicaragua que aún se encuentra en la zona.

A pesar de los intentos por controlar el incendio, que avanza con voracidad llevándose todo a su paso, el factor clima con los fuertes vientos y calores provoca que el fuego se reanude en otras áreas, sin embargo intentan hacer una barrera de contención y rondas en zonas sanas libres del fuego.

El jefe de la Defensa Civil en Las Segovias, teniente coronel Álvaro Rivas, señaló que hoy trabajarán para evitar que el fuego se propague hacia el norte, donde se encuentran las fincas cafetaleras del municipio, ubicadas en el borde fronterizo con Honduras. “Trataremos hoy de ganarle la batalla al fuego”, insistió Rivas.

“La tarea no ha sido fácil, se nos ha dificultado un poco, se nos escapa de las manos esta situación, pero el reto es controlarlo”, manifestó Melvin Ortez, alcalde de San Fernando, que en su vehículo se ha puesto al frente de la situación.

Detalló que la alcaldía ha invertido no menos de 500 mil córdobas en comida para los brigadistas, combustible, avituallamiento de los brigadistas y personal que se ha dispuesto tiempo completo para controlar el fuego.

[doap_box title=»Esfuerzo queda en cenizas» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • Casos como el de los trabajadores de Bismarck Umanzor, que contemplan con inmenso pesar cómo su bosque es devorado por el fuego y, peor aún, ver cómo su esfuerzo por establecer 3 mil 500 plantitas de pino se quedó en nada, es común entre tantas áreas en la localidad conocida como Las Pilitas, al norte de San Fernando.
Nueva Segovia tenía contabilizado antes de este megaincendio unas mil 549 hectáreas de bosques afectadas. Tampoco incluyen otros incendios forestales que se registran en Jalapa y Ciudad Antigua.

Las áreas quemadas abarcan, hasta la noche de ayer, los sitios Las Pilitas, San José, Las Tapias, La Quesera, La Explosión, El Peñascal y los cerros El Bramadero y San Lorenzo.

[/doap_box]

DAÑOS EN RESERVA NATURAL CORDILLERA DIPILTO-JALAPA

No obstante, Ortez consideró que las pérdidas en el bosque son incalculables e irreparables, ya que hasta la noche de ayer calculaban entre 2 mil 500 y 3 mil hectáreas de bosques quemados, equivalente a 4 mil 200 manzanas de bosques incrustados en el área protegida Reserva Natural de la Cordillera Dipilto-Jalapa, de los cuales unas mil 500 manzanas son de regeneración natural.

La delegada del Instituto Nacional Forestal (Inafor), Luvian Zelaya, sostuvo que su mayor preocupación es el nivel de daño al bosque, pero que ha orientado a la alcaldía y al Marena que una vez controlado el incendio procederán a movilizar a todo el personal técnico de las tres instituciones para hacer la evaluación de daños y anunció que la institución a nivel central asignará recursos para esta situación de desastre al medio ambiente.

Para Luvian Zelaya y Melvin Ortez el incendio fue provocado porque de manera simultánea apareció en cuatro frentes y que, por lo tanto, promoverán con la Comisión Departamental Forestal (Codefor), a la que pertenece la Policía Nacional, tanto las investigaciones del caso como el debido proceso judicial en contra de los que cometieron “ese asesinato al bosque”.

SIETE MIL MANZANAS ARRASADAS EN LO QUE VA DEL AÑO

Por su parte el jefe del Ejército, general Julio César Avilés, dijo que en el año los incendios forestales ya han arrasado con unas siete mil manzanas de bosques en el país y lamentó que en la parte norte del país es donde más ha habido afectaciones.

Aseguró que en este año ha habido un incremento en los incendios forestales en relación con el año anterior. Avilés recordó que normalmente una vez que concluye el período lluvioso, esa institución activa el plan contra incendios forestales.

Y según este plan, son cuatro áreas en el país las que deben atender, pues es donde ocurren más incendios. Primero, dijo, está la protección de bosques y lucha contra incendios en la Región Autónoma Atlántico Norte (RAAN); segundo, la parte norte del país: Nueva Segovia, Estelí y Madriz.

Antes de estos últimos incendios,  el fuego ha arrasado unas siete mil manzanas de bosques, según el Jefe del Ejército.
LA PRENSA/G. MIRANDA

En tercer lugar está establecido occidente: Chinandega y León. Y en cuarta prioridad, los cuatro departamentos del sur del país.

Actualmente el Ejército ha involucrado en esta labor a unos 200 efectivos que junto a otras instituciones del Estado y organizaciones del sector trabajan en la sofocación de incendios.

DEBE CAMBIAR TRADICIÓN EN EL CAMPO

A criterio de Avilés, la tradición en el campo de que antes del inicio de las lluvias los campesinos empiezan las quemas como preparación de tierras, influye grandemente en la propagación de los incendios, por lo que instó a este sector a abandonar este tipo de práctica que pone en riesgo no solo la flora y la fauna, sino vidas humanas.

En lo que respecta a la situación en San Fernando, dijo que si es necesario enviar más personal, lo harán. Aunque aclaró que para esa labor requieren de personal con mucha resistencia, así como equipamiento adecuado por la cantidad de humo y calor que generan esas quemas.

Un campesino del municipio  de  San Fernando, Nueva Segovia, trata de ayudar a sofocar el incendio forestal. LA PRENSA/G. MIRANDA

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: