Minería afecta a Ciudad Sandino

La faena que se repite durante los siete días de la semana también es realizada en otros sectores del municipio donde existen otras empresas que se dedican a la extracción de arena y material selecto.

La explotación del cerro Motastepe, el cual tiene la mejor arena de Centroamérica, acarrea problemas ambientales al municipio de Ciudad Sandino, en el departamento de Managua. LA PRENSA/ FOTOS: M. LARGAESPADA

 La explotación del cerro Motastepe,  el cual tiene la mejor arena de Centroamérica, acarrea problemas ambientales al municipio de Ciudad Sandino, en el departamento de Managua.
LA PRENSA/ FOTOS: M. LARGAESPADA

De sol a sol. Así trabajan las maquinarias extractoras de arena que recorren los alrededores del imponente Cerro Motastepe, ubicado en el kilómetro 9 de la Carretera Nueva a León en el municipio de Ciudad Sandino y que ha sido explotado desde hace más de 40 años.

La faena que se repite durante los siete días de la semana también es realizada en otros sectores del municipio donde existen otras empresas que se dedican a la extracción de arena y material selecto.

“Camiones tras camiones cargados de arena salen de ese municipio hacia diferentes departamentos del país, como si Ciudad Sandino fuera trasladado en camionadas”, expresa el poblador Marcelino Pérez.

[imported_image_64732]

Según varias fuentes consultadas del sector minero, la arena del Cerro Motastepe es considerada la mejor a nivel centroamericano por sus componentes ideales para la construcción, lo cual lo convierte en uno de los principales abastecedores a escala nacional.

No obstante, durante el proceso de extracción las tolvaneras prevalecen en las zonas aledañas.

Cuando es verano las polvaredas cubren las deterioradas calles y si es en época lluviosa, la arenilla recorre la infraestructura vial y las cárcavas tienden a ensancharse por el estancamiento de las aguas pluviales.

“Son unos polvos tremendos durante el día. Los más perjudicados son los niñitos que de perenne viven enfermos de las vías respiratorias. Y los viejos asmáticos que habemos en el lugar nos la vemos difícil”, lamenta la pobladora Gloria Guerrero, del barrio Motastepe, ubicado a unos 500 metros del cerro del mismo nombre.

El habitante de esa misma comunidad José Adán Cantillano manifestó que el problema es peor en el período lluvioso, cuando las calles se convierten en ríos atascados con arena.

“Aquí en invierno esto es horrible. Se viene todo el arenal regado a los alrededores del cerro y eso provoca inundaciones. Hay un cauce por aquí cerca que se llena de sedimentos y arenal”, señaló.

Además los pobladores manifestaron que temen un deslizamiento de tierra en ese cerro, ya que la base ha sido socavada por la extracción del material.

Según Jairo Marchena, inspector del departamento de Medio Ambiente de la Alcaldía de Ciudad Sandino, cada una de las empresas cuenta la concesión otorgada por el Ministerio de Energía y Minas y con el permiso medioambiental del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) para realizar dicha actividad.

Según el funcionario público, Ciudad Sandino es uno de los municipios más ricos en minas no metálicas, a tal punto que “donde uno haga una excavación, ahí se encuentra arena”.

“La mina de arena se extiende por todo el municipio. En Ciudad Sandino existen aproximadamente seis empresas establecidas legalmente. Pero la extracción ilegal de arena se ha extendido por parte de la población en busca de dinero. Hay lugares donde la gente ha desbaratado hasta sus terrenos para sacar arena”, dijo.

[doap_box title=»Municipalidad debe actuar» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Angélica Alfaro, técnica del Centro Humboldt, dijo que el rol de la municipalidad, aunque sea limitado, es necesario para que realice un monitoreo y seguimiento constante con las instituciones correspondientes. “Creemos que es importante que haya una coordinación directa con la municipalidad, que es quien recibe las quejas a diario de la población que se sienta afectada y la respuesta al problema va a depender de la actitud si es pasiva o activa de estas instancias correspondientes”, expresó.

[/doap_box][doap_box title=»Factor de inundaciones» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • Para el jefe del departamento de Planificación y Obras de la comuna, Héctor Almendárez, la actividad minera en Ciudad Sandino poco a poco ha generado serias afectaciones al medio ambiente y se ha convertido en uno de los factores que generan inundaciones en ese municipio.
“Desgraciadamente la alcaldía no puede parar la explotación minera porque ese es un elemento que viene desde el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio y no somos nosotros los que tenemos que regular aunque estamos afectados directamente”, explicó.

“Nosotros estamos montados en un buen banco de arena desde el sector de Chiquilistagua y Nejapa, y todos esos sectores se van inundando prácticamente y ya no permiten la infiltración de las aguas porque se han impermeabilizado”, añadió.

[/doap_box]

 José Adán Cantillano.

Según una fuente municipal, la actividad minera de las empresas no generan fuertes ingresos en la comuna.

“Apenas enteran en la comuna un 0.33 por ciento de las ventas cada tres o seis meses. Estamos de brazos cruzados porque la competencia directa la tiene el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio”, dijo la fuente que prefirió el anonimato.

Carlos Téllez, un hombre de tez quemada por el sol, es habitante de una zona aledaña al Cerro Motastepe. Él es una de esas personas que realizan la extracción de arena de forma ilegal en busca de la sobrevivencia de su familia de 13 miembros.

Es un día miércoles, el reloj apunta las 5 y 15 minutos de la tarde. Téllez, acompañado de tres de sus hijos menores, ya está listo con las carretillas en las que trasladará la arena que ya está encargada para el día siguiente.

“A nosotros nadie nos da permiso para hacer esto. Pero si no fuera por esto, yo no sé de dónde sacaría para mantener a mi familia. La cosa está dura y no se le encuentra por donde se le busque”, expresó.

La meta de este poblador y sus hijos es extraer al menos unas 20 carretillas equivalentes a 1,400 córdobas, ya que cada una es comercializada a 70 córdobas.

“Eso lo hacemos cada tres días. Para una familia de 13 personas eso no es nada porque los gastos de la comida en mi casa son demasiados. Además hay cinco niños en la escuela y hay que estarle comprando sus cositas”, expresó.

PROBLEMA VIEJO

Esta situación no es reciente en Ciudad Sandino. Según Angélica Alfaro, oficial de Industria del Centro Humboldt, desde el año 2006 ese organismo ha realizado diversos estudios de impacto ambiental y sobre las afectaciones que produce esta actividad a la población que circunda la zona.

“Desde ese año hemos prestado atención a esa zona ya que se estaba presentando extracción descontrolada (de arena) y hasta ilegal porque, a pesar que existe un área concesionada a una empresa, hay personas naturales que llegan a sacar material sin ningún permiso”, dijo la técnica medioambiental.

Según Alfaro entre los principales hallazgos que encontró el Centro Humboldt en ese tiempo fue la existencia de pequeñas cooperativas sin contar con ninguna concesión como establece el marco jurídico minero en este caso, la Ley Especial de Explotación de Minas.

“De continuar con la extracción descontrolada puede generar mayores efectos a la población, por ejemplo el ensanchamiento de las cárcavas por los excesos de lluvias, hace que las escorrentías incrementen y haya mayor cantidad de sedimentos circulando y puede provocar inundaciones”, advirtió Alfaro.

[imported_image_64726]

En este sentido, el inspector de Medio Ambiente Jairo Marchena señaló que existe una ordenanza municipal para aplicar multas a personas naturales que extraigan y trasladen la arena de forma ilegal, sin embargo recalcó que el problema es persistente a pesar que existe un equipo de la unidad de gestión ambiental de la comuna realizando un control de la actividad.

“Después de las 5 de la tarde o los fines de semana se da esta actividad de forma ilegal. Hemos hecho algunos operativos, pero es como si tuvieran unos radares y no logramos detenerlos”, dijo Marchena.

La multa a personas naturales es de mil córdobas. Según Marchena, durante el 2010 se aplicaron alrededor de 10 multas.

Según los datos del Centro Humboldt el problema no es solo de los pequeños mineros, sino también de algunas empresas que no realizan los trabajos de excavación con las técnicas adecuadas, y en este caso es al Marena al que le compete ordenar la aplicación de las medidas correctivas.

“Encontramos una empresa que estaba sacando material y estaba generando afectaciones con el tendido eléctrico y afectaba los cercos de viviendas de algunos pobladores”, apuntó Angélica Alfaro.

TAMBIÉN EMPRESAS CONCESIONARIAS

El inspector de Medio Ambiente de la comuna Jairo Marchena confirmó que en el año 2007 una de las empresas concesionarias causó severas afectaciones al medio ambiente.

“Este es uno de los casos específicos, no sólo la municipalidad los multó sino que se les abrió proceso ante la fiscalía, Marena le complementó una multa de 100 mil córdobas. Ese ha sido uno de los casos que mayor daño ambiental han causado al medio ambiente en el municipio”, aseguró.

De acuerdo con Marchena, la Alcaldía no da autorización ni permisos de extracción de arena, por lo que la facultad de ellos se reduce a constatar que los concesionarios cumplan con lo establecido por el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, o reportar las anomalías a esa Institución.

La gestora medioambiental informó que el Centro Humboldt realizó recientemente una iniciativa de ley para la regulación de la pequeña minería y la minería artesanal para que la Asamblea Nacional la adopte y la promueva para su aprobación.

“La minería está regulada para los grandes concesionarios, pero para el caso de los pequeños, aunque se les otorguen permisos especiales son personas que carecen de recursos económicos y poco pueden aportar en términos de efectuar las debidas medidas ambientales y eso hace que se presenten extracciones ilegales y descontroladas en esas zonas”, indicó Alfaro.

[imported_image_64730]

En el año 2009 el Centro Humboldt realizó un estudio del comportamiento del sector minero no metálico en Nicaragua, el cual reveló que algunas de las áreas que ya fueron explotadas actualmente son depósitos ilegales de basura en Ciudad Sandino.

En el caso de Ciudad Sandino se encontró áreas de extracción que estaban siendo explotadas y que no contaban con los permisos correspondientes, además que había otras que estaban ya abandonadas como vertederos de basura.

“Crean vectores de enfermedades para la población porque hay sitios que dejan grandes huecos que terminan siendo depósitos de desechos sólidos que generan criaderos de mosquitos”, señaló.