En los mercados las ventas no se calientan

El verano aún no “calienta” los mercados. Comerciantes capitalinos coinciden en que esta Semana Santa arrancó baja en ventas, en comparación con la misma temporada del año pasado. Basta con ver el ralo grupo de gente que se pasea de tramo en tramo regateando precios.

“Estamos ganando, pero tenemos cuidado; si se compra de más, se pierde. Es un producto delicado”, dice la comerciante de productos del mar Cristina Mendoza. LA PRENSA/T. Stargardter

El verano aún no “calienta” los mercados. Comerciantes capitalinos coinciden en que esta Semana Santa arrancó baja en ventas, en comparación con la misma temporada del año pasado. Basta con ver el ralo grupo de gente que se pasea de tramo en tramo regateando precios.

Doña Carmen Téllez dice que llegó solo a preguntar los precios y que de eso depende el que ella continúe preparando su tradicional almíbar. “Esto así es, hijita, aunque uno quiera darse esos gustos, primero es la comida de todos los días”, comenta.

Una docena de mangos vale 10 córdobas, dos parejas de dulce a 30 córdobas; 10 o 20 córdobas, una papaya verde y una bolsa de jocotes se vende a 50 córdobas. Estos últimos son los más caros del paquete de frutas de la temporada. Una sandía grande puede encontrarla en unos 30 córdobas en los mercados.

[doap_box title=»Precio contra marea» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

El litro de aceite y la libra de carne se venden a 40 córdobas, los dos productos más caros de la semana. Los perecederos y granos básicos mantienen precios bajos, pero compiten con el pescado en sus diferentes variedades y otros productos del mar, que aprovechan este momento para moverse en el mercado con atractivas ofertas para todos los gustos y bolsillos.

[/doap_box]

A pesar de que en las últimas semanas el precio de los productos de la canasta básica no ha tenido grandes variaciones, los vendedores resienten que, aunque la gente no deja de comprar los productos básicos, este año la tendencia es de adquirir todo en menores cantidades o sustituir con productos que estén en temporada.

Según un sondeo realizado por LA PRENSA este fin de semana, comerciantes de diferentes mercados de Managua aseguran que las alzas del aceite y las carnes son casi inminentes.

El litro de aceite está a 40 córdobas, el bidón se compra a 720 y desde finales del año pasado la tendencia de ese producto ha sido de constantes alzas.

“A nosotros no nos dicen nada, primero que por la gasolina, luego que no había mucho aceite, pero ahora solo nos dan sus tarifas y uno igual lo tiene que comprar”, dijo la comerciante María Hernández, del mercado Roberto Huembes.

Los perecederos le dan tregua al bolsillo de los consumidores, con precios estables. La cebolla, la papa y el tomate encabezan la lista con cinco y ocho córdobas por libra y 20 córdobas la docena, respectivamente. Luego de un tiempo de bonanza de tomate el precio sube un poco, pero es de los más cotizados del momento, por el buen tamaño y calidad del producto.

Productos como frijoles, azúcar y huevos permanecen sin cambios en sus precios, lo que según comerciantes ha permitido que las ventas no se vayan a pique.

La libra de frijoles va de 13 hasta 16 córdobas, dependiendo del tipo de grano, mientras que la cajilla de huevos va de 65 a 75 córdobas, según el tamaño.

“PESCANDO CLIENTES”

Optimista. Así está Cristina Mendoza, vendedora del mercado Roberto Huembes, que abarrotó tu tramo de variedad de pescados y productos del mar.

“Este es nuestro tiempo, normalmente la gente no acostumbra comer pescado, pero ahorita aprovechan la abundancia y el precio”, explica Mendoza.

Ella asegura haber invertido más de 6 mil córdobas en la venta del día; según cuánto venda, seguirá invirtiendo en esa proporción.

Pargo rojo, filete de curvina, macarela, camarón y langosta son algunos productos que se venden más esta semana en los diferentes mercados, donde predomina el producto fresco, dejando de lado, al menos por ahora, los peces enlatados.

No hay torres de latas de sardinas o de atún en los mercados, a diferencia de otros años, en los que inundan las entradas de los puestos de venta.

El pescado seco aparece como otra opción. La libra ronda los 120 córdobas y lo puede encontrar colgado en tramos del mercado Roberto Huembes o del Iván Montenegro.