Quejas por casino ruidoso

Casi dos meses sin dormir dicen tener algunos habitantes del barrio El Calvario de la ciudad de Estelí, donde hay un negocio de tragamonedas, el casino Atlantic City.

El casino atlantic city es un local bullicioso y está ubicado cerca de dos colegios. LA PRENSA/ R. MORA

Por Roberto Mora/CORRESPONSAL/ ESTELÍ.-Casi dos meses sin dormir dicen tener algunos habitantes del barrio El Calvario de la ciudad de Estelí, donde hay un negocio de tragamonedas, el casino Atlantic City.

[doap_box title=»Enferma» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • Doña Hilda Pérez de 75 años, habita contiguo al casino Atlantic City, denunciado por habitantes del barrio El Calvario por el ruido que causa.
Según doña Hilda, ella ya sufre de problemas en su salud porque en su cuarto el ruido es insoportable.

La señora ha perdido la tranquilidad en los últimos dos meses. En el día no puede disfrutar de un minuto de silencio y por la noche lucha para conciliar el sueño. Debe librar una batalla contra la bulla de los tragamonedas y la música alta.

[/doap_box]

El local empezó a funcionar el 28 de diciembre del año pasado con un maratónico horario de atención: de 9:00 a. m. a 5:00 a. m. que hasta hoy mantiene. Los quejosos afirman que ya es un calvario estar en casa, sobre todo por las noches cuando tratan de conciliar el sueño y no lo logran por el ruido de la música y las máquinas.

Los afectados dirigieron cartas a varias autoridades del municipio, pero estas han puesto oídos sordos al asunto.

“No es posible que se haya otorgado permiso a un centro de vicio cuando hay dos centros escolares cerca y un parque infantil”, dijo doña Olivia Valenzuela Pérez, una de las vecinas organizadas.

ESFUERZOS

La Comisión de Lucha Contra el Ruido de Estelí está inspeccionando varios centros nocturnos, casinos, comercios e iglesias ubicadas en esta ciudad con la finalidad constatar si cumplen con los requisitos mínimos de operación.

La licenciada Elvira Lanuza, responsable de la Oficina del Medioambiente de la comuna, dijo que realizaron una inspección en el casino y confirmaron que había exceso de ruido. “Como parte de la Comisión contra el Ruido les dejamos una serie de recomendaciones para evitar que el sonido de las máquinas tragamonedas afecte a los vecinos”, expresó.

Mientras tanto el teniente David Lazo, vocero de la Policía en el departamento de Estelí, dijo que ante las constantes quejas de los habitantes de El Calvario verificaron las condiciones en las que opera dicho local.

Pero hasta el momento no han efectuado ninguna acción a pesar de que se suponía que el Atlantic City tenía un permiso temporal que vencía el pasado 30 de marzo, y a pesar de todo sigue funcionando sin que haya una explicación de la Policía.