Harbour Head era un potrero “chontaleño”

La zona de Harbour Head que Costa Rica pretende de Nicaragua es un “potrero chontaleño” y no un bosque virgen, por lo tanto acusar a Nicaragua de devastación ambiental por haber limpiado un caño en el lugar no tiene argumentos sólidos.

Fundar asegura que los argumentos ticos de devastación ambiental en un caño en río San Juan de Nicaragua son falsos. LA PRENSA/C. MALESPÍN

La zona de Harbour Head que Costa Rica pretende de Nicaragua es un “potrero chontaleño” y no un bosque virgen, por lo tanto acusar a Nicaragua de devastación ambiental por haber limpiado un caño en el lugar no tiene argumentos sólidos.

Así lo hizo ver la Fundación Amigos del Río (Fundar), después de haber visitado Harbour Head y estudiado la situación ambiental del sitio que forma parte del Refugio de Vida Silvestre Río San Juan de Nicaragua.

Costa Rica tiene una demanda contra Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), por supuestamente invadir su territorio y realizar devastación ecológica, apoyada en resoluciones irregulares emitidas por la Convención Ramsar que rige los humedales de importancia internacional como Río San Juan.

Un resumen del análisis realizado por Fundar indica que “el deterioro ambiental (en Harbour Head) es de vieja data”, descartando de esta manera que sea resultado de la limpieza del caño.

Norving Torres, director de Fundar, una de las organizaciones que más estudios han realizado en Río San Juan, afirmó que los costarricenses “ahora nos vienen con que esa era un área virgen, pero en realidad era un potrero chontaleño desde hace 20 años… no es nuevo, lo que pasa es que nadie lo había dicho”.

Efectivamente, las misiones nicaragüenses y extranjeras realizadas a la zona hablaban de que la limpieza del caño, que define la frontera de Nicaragua con Costa Rica, no había provocado un impacto ambiental importante, pero no hacían referencia al resto de Harbour Head.

Fundar observó que el sitio, de 2.5 hectáreas es un área “bien compactada, producto de la ganadería extensiva, sin embargo, hay lugares en Costa Rica que manejan los humedales Ramsar con ganado, para controlar la tipha, una especie (de planta) que crece en pantanos”.

Debido a que Harbour Head no pertenece a Costa Rica, tal como lo asegura su Gobierno, el lugar no estaba recibiendo el mismo trato que su territorio.

Las estimaciones de Fundar indican que la familia Aragón, que recibió apoyo del Gobierno costarricense a pesar de que en Nicaragua los buscan por diversos crímenes y narcotráfico, pudo haber manejado 150 cabezas de ganado en Harbour Head.

Las técnicas de los Aragón es la misma de los chontaleños, según Fundar. Arrasaban el bosque, sembraban, pero como el terreno no es agrícola, metían ganado, además de supuestamente realizar actividades “ilícitas”.

En uno de sus últimos párrafos, Fundar indicó que “si uno observa con detenimiento, el sector de Torreón fue devastado ecológicamente por los de la finca Aragón, hace cuatro años, porque la regeneración natural así lo evidencia y por la cantidad de troncos (cortados en trozas) y árboles cortados que datan desde esa fecha, porque es claro el nivel de descomposición que tiene la madera, y eso corresponde con la infraestructura de madera que existe en la finca, que se observa de buena calidad y en buenas condiciones”.