Vuelve la calma a las comunidades mayangnas

El ofrecimiento hecho por autoridades de la Policía Nacional y del Ejército de Nicaragua, de designar oficiales en un puesto temporal en la comunidad de Wasakin, Rosita, ha bajado un poco la tensión existente entre los indígenas mayangnas, de esa zona, aseguró el diputado Agustín Jarquín.

El ofrecimiento hecho por autoridades de la Policía Nacional y del Ejército de Nicaragua, de designar oficiales en un puesto temporal en la comunidad de Wasakin, Rosita, ha bajado un poco la tensión existente entre los indígenas mayangnas, de esa zona, aseguró el diputado Agustín Jarquín.

El parlamentario, que como presidente de la comisión de Población de la Asamblea Nacional ha seguido de cerca este problema, aseguró que tras la solicitud efectuada la semana pasada a la jefatura de ambas instituciones ya obtuvieron respuesta al planteamiento de mayor seguridad.

[doap_box title=»Insistirán con PGR» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • El presidente de la comisión de Población de la Asamblea Nacional, diputado Agustín Jarquín, anunció que para la semana de Pascua tiene prevista una reunión con el Procurador General de la República (PGR), Hernán Estrada, para exponerle la necesidad de que esa institución reanude el “proceso de saneamiento” en las comunidades indígenas de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).
Es necesario que la PGR identifique quienes de los mestizos que habitan en esa zona tienen derechos para permanecer en convivencia con los indígenas y “ver qué destino van a tener” los que no tengan derecho, expresó Jarquín.

Señaló que las invasiones ilegales también provocan depredación de la zona y el desarrollo de lo que se llama ganadería extensiva.

[/doap_box]

Esto permitirá que al concluir la Semana Santa los estudiantes de primaria y secundaria regresen a sus aulas de clase, dijo Jarquín. Recordó que tras el asesinato de dos indígenas (un joven y un niño), el temor se había apoderado entre los estudiantes de primaria y secundaria de esas comunidades y no acudían a sus clases.

La Policía se comprometió con las autoridades municipales y locales a designar cuatro oficiales permanentes y captar a varios habitantes del lugar para que se desempeñen como policías voluntarios. El Ejército prometió también designar una cantidad de soldados, quienes permanecerán en una casa, la cual será habilitada como sede de ambas instituciones. El Ejército ha ofrecido acompañar a los campesinos para que realicen la recolección de las cosechas.

También las autoridades policiales de esa zona les comunicaron a los comunitarios que tienen detenido a un sospechoso de haber participado en el crimen de los dos indígenas, pero que aún hacen las indagaciones del caso. “Todo esto va a traer un ambiente de más tranquilidad, la comunidad está retomando su actividad normal”, afirmó el parlamentario.