Sindicatos opositores están diezmados y fragmentados

Divididos, sin recursos y con menos afiliados conmemorarán el primero de mayo los sindicatos opuestos a las políticas del gobierno de Daniel Ortega.

El sindicalista Alejandro Solórzano lamenta que las organizaciones sindicales opositoras celebren su día por separado. LA PRENSA / G. MIRANDA

Divididos, sin recursos y con menos afiliados conmemorarán el primero de mayo los sindicatos opuestos a las políticas del gobierno de Daniel Ortega.

José Espinoza, secretario de la Confederación de Unidad Sindical (CUS), lamentó que el gobierno de Ortega haya erradicado en cuatro años a los sindicatos independientes en casi todas las instituciones del Estado, violando el Código Laboral y la Ley de Carrera Civil y Administrativa.

Solo en la Dirección General de Ingresos (DGI) han sido eliminados ocho sindicatos con el propósito de afiliarlos al Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), organización que responde a los intereses del partido gobernante, el Frente Sandinista (FSLN).

Espinoza dijo que por temor a perder el empleo los trabajadores se ven obligados a afiliarse al FNT y también aceptan el carné de militancia del FSLN.

OBLIGADOS A IR A MÍTINES

Espinoza criticó que muchos dirigentes sindicales hayan dejado de defender los derechos de los trabajadores para convertirse en operarios políticos, y señaló los casos de José Antonio Zepeda, de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden) y Gustavo Porras, de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), ambos del FSLN.

“En las instancias de gobierno son los mismos dirigentes sindicales quienes se encargan de obligar a los trabajadores a asistir a los mítines políticos”, denunció Espinoza.

Para la exdirigente sindical María Teresa Dibb McConell, esa misma práctica utilizó el dictador Anastasio Somoza, derrocado en 1979, quien llenaba las plazas con los trabajadores del Estado, todos portando banderas rojas.

“Los dirigentes de ahora no se enfrentan como nosotros lo hacíamos con Somoza. Nosotros nos levantábamos cuando había alza en los servicios básicos y en cambio hoy vemos cómo sube el combustible, la canasta básica, el agua, la luz y nadie se pone al frente para frenar esto”, lamentó Dibb McConell.

TRABAJADORES DIVIDIDOS

El veterano sindicalista Alejandro Solórzano considera que el problema principal es la falta de unidad en las organizaciones sindicales, de las que muchas han desaparecido por presiones políticas o razones económicas.

Comentó que la lucha sindical tuvo sus momentos fuertes contra la dictadura de Somoza, una época que califica de oprobiosa para los obreros.

“Nosotros nos movíamos bajo las culatas, las carceleadas e incluso hasta nos encerraban en lo que fue la Casa del Obrero, que hoy se ha convertido en la casa de campaña de un partido político”, recordó Solórzano.

Ahora, frente al régimen autoritario de Ortega falta unidad entre los grupos sindicales, lamentó.

Prueba de eso es que las centrales obreras conmemorarán el Día Internacional de los Trabajadores con actos diferentes.

Los sindicatos afines al gobierno lo harán hoy viernes en la Plaza de Las Victorias, conocida también como la Plaza del Fraude, y un sector de los independientes tendrán un modesto acto el domingo primero de mayo en la oficina de uno de los sindicatos de la construcción.

HUMILLAN AL TRABAJADOR

Sindicalistas consultados por LA PRENSA lamentaron que los trabajadores del Estado sean obligados a asistir hoy a un acto partidario, a cambio de un bono mensual de 530 córdobas que Ortega utiliza como premio o castigo.

“Les dicen que si no votan por Daniel Ortega pierden el bono, pero si tanto quieren el beneficio del pueblo, pues, que lo incorporen al salario o a través de un convenio colectivo, garantizando que si pierde las elecciones, los trabajadores van a estar protegidos por la ley. Pero no lo hacen porque prefieren seguir humillando a los empleados y los amenazan con el despido si no van a las plazas”, dijo Espinoza.

SIN BRAZO SINDICAL

La representante legal de la Alianza PLI (Partido Liberal Independiente), diputada María Eugenia Sequeira, dijo ayer que este partido cuenta con “la simpatía de las organizaciones sindicales independientes”, pero admitió que no cuenta con un brazo sindical.

“Dentro de las listas de diputados departamentales llevamos representantes sindicales, como el profesor Arsenio Vivas, de la Unidad Sindical Magisterial, y también representantes de la salud”, sostuvo Sequeira.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: