Negocios de Alba Caruna seguirán “por la libre”

Alba Caruna podrá continuar expandiendo sus negocios y operar como banco de segundo piso con las microfinancieras sin regulación, pues los diputados sandinistas consiguieron el respaldo de la mayoría de las bancadas en la Asamblea Nacional para dejar fuera a las cooperativas de las regulaciones de la Ley de Microfinanzas.

 El diputado liberal, Freddy Torres insistió a sus homólogos de la Comisión Económica “que no es sano” acordar leyes sin cumplir los procedimientos establecidos. LA PRENSA/B. PICADO

Alba Caruna podrá continuar expandiendo sus negocios y operar como banco de segundo piso con las microfinancieras sin regulación, pues los diputados sandinistas consiguieron el respaldo de la mayoría de las bancadas en la Asamblea Nacional para dejar fuera a las cooperativas de las regulaciones de la Ley de Microfinanzas.

Al final de un almuerzo que duró tres horas en un restaurante capitalino, entre varios miembros de la Comisión Económica del parlamento y los presidentes del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Asociación de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), hubo el compromiso que se respaldará el proyecto de ley que ya tiene el aval del Gobierno.

El encuentro se dio con urgencia, pues ayer por la mañana el proyecto de ley no logró pasar en el plenario, ante la inconformidad del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) que seguía sosteniendo que no podían respaldarla cuando desconocían su alcance.

Pero el acuerdo entre la bancada sandinista con el PLC y la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN) es aprobar finalmente hoy en lo particular la Ley de Microfinanzas con mayoría absoluta de votos.

Francisco Aguirre, diputado del PLC y miembro de la Comisión Económica, aseguró que todas las dudas que tenían les fueron aclaradas en el encuentro y hasta considera que permitirá retomar la confianza de los fondeadores internacionales con las microfinancieras nicaragüenses.

“Con esta ley, que ahora la tenemos más clara todos nosotros, creo que se abrirán otra vez las llaves del financiamiento externo y nacional para ese grupo (microfinancieras”, afirmó Aguirre.

La misma postura adoptó la diputada de la BDN, María Eugenia Sequeira. “Es una ley que promueve lo que es el control y el ordenamiento de este sector y eso ayuda ha hacer la forma más transparente de operar de las microfinancieras”, dijo.

Se justifica que no puede seguirse retrasando la aprobación de esta ley por ser un compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de julio, pues para finales de ese mes está prevista la séptima y última revisión del programa macroeconómico suscrito por Nicaragua.

Además los legisladores no quieren correr el riesgo de que “ suba la temperatura política” por las elecciones de este año y se vuelva difícil contar con los votos suficientes.

Alguno de los cambios en la ley será sobre la protección a los usuarios del microcrédito para que tengan el derecho al asesoramiento de las organizaciones de defensa al consumidor ante cualquier problema con las entidades.

“TIGRE SUELTO”

El legislador liberal Freddy Torres es el único que sigue sosteniendo que se deja sin “ningún mecanismo legal” para controlar las cooperativas que estén realizando actividades de fondeadores privados, como Alba Caruna, lo que comparó con “dejar a tigre suelto con burro amarrado”.

Esta cooperativa maneja los fondos del acuerdo petróleo entre el presidente Daniel Ortega y su homólogo venezolano, Hugo Chávez.

Aunque su figura legal es de cooperativa de ahorro y crédito, el capital disponible este año de Alba Caruna es de 8 mil millones de córdobas. Sus actividades no se limitan a otorgar préstamos productivos, pues funciona como banco de segundo piso.

“Precisamente por la urgencia y la forma a ‘matacaballo’ que nos han sometido a discutir esta ley, no hemos podido analizar con detenimiento si en algún momento los brazos financieros de las cooperativas que deberían ser reguladas por esta ley”, insistió Torres.

Pero el presidente de la Comisión Económica, el sandinista Wálmaro Gutiérrez, defiende que las cooperativas no pueden ser reguladas por la Ley de Microfinanzas porque no desarrollan una actividad de microfinancieras propiamente dichas.

Gutiérrez al igual que el presidente de Asomif, René Romero, sostiene que promover una reforma a la Ley de Cooperativas es la única forma de generar nuevas regulaciones a este sector.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: