José Ramón Quintanilla (J.R). “La vida es una comedia trágica”

De niño fue el bromista de la clase, el que más molestaba, el que era expulsado por los maestros y debía regresar con mamá para ser readmitido. Tal vez la vida, esa comedia trágica, como él mismo la llama, ya estaba moviendo hilos para que un día José Ramón Quintanilla se convirtiera en el creador de Agapito Díaz, Servando Samuel, Juan Pérez y Rolando Montes.Su nombre de combate es J.R, así lo conocen miles de nicaragüenses que siguen cada capítulo de International News Network (INN), uno de los más exitosos programas de televisión nacional de los últimos años. Se presenta con un peculiar saludo:

José Ramón Quintanilla (J.R). Foto de LA PRENSA/ Bismarck Picado

Por Amalia del Cid.- De niño fue el bromista de la clase, el que más molestaba, el que era expulsado por los maestros y debía regresar con mamá para ser readmitido. Tal vez la vida, esa comedia trágica, como él mismo la llama, ya estaba moviendo hilos para que un día José Ramón Quintanilla se convirtiera en el creador de Agapito Díaz, Servando Samuel, Juan Pérez y Rolando Montes.Su nombre de combate es J.R, así lo conocen miles de nicaragüenses que siguen cada capítulo de International News Network (INN), uno de los más exitosos programas de televisión nacional de los últimos años. Se presenta con un peculiar saludo: ¿Qué pasión?

::: ¿…?

Es decir, ¿qué pasó? Hola en escaliche (ríe).

::: Ah… a propósito, ¿dónde lo aprendiste?

Lo estudié en libros, porque el escaliche es un idioma completo. Además conozco mucha gente que lo habla allí en el barrio donde crecí, el Reparto Schick; aunque claro, no tanto como lo hace Juan Pérez.

::: ¿Ese es tu personaje preferido de INN?

También me gusta Servando Samuel, él es algo dundo, no es tonto. Es un vivo baboso y un baboso vivo.

::: ¿A quién se le ocurren tus personajes?

La mayoría los he creado yo. En el caso de Agapito Díaz, la idea fue de un amigo, pero yo le di forma a todo eso de que se le mete el indio, que trabaja pero no nunca le pagan y que confía demasiado en la gente.

::: ¿De dónde salen?

Todo el tiempo los ando pensando, hasta cuando estoy en el baño. Creo que son ellos los que me buscan.

::: ¿Te inspirás en la gente?

Y en situaciones y escenas que veo. La vida es una comedia, una comedia trágica. A las personas siempre les da risa cuando alguien se cae.

::: ¿Seguro?

No sé… (ríe) A mí sí me da risa.

::: ¿Otro ejemplo de personaje?

Rolando Montes. Un día encontré unos lentes 3D en el patio de mi cuñada; los junté con la piyama con la que duermo, la camiseta verde fosforescente que mi mamá me trajo de República Dominicana y un gorro rosado de mi esposa. Así salió el personaje y me botó a todos los demás.

::: ¿Y las frases de Rolando Montes?

Son de mi hermano. Cuando está bolo dice: “Ahí dejaaaaalo” y también “¡No seas caballo!” Yo lo contraje en “¡Seas caballo!”

::: Esa se ha vuelto famosa.

¡Sí! Pero no solo esa. Antes la gente me decía: “¿Cómo me dicen a mí?” o “¡Qué nota mi pofazo del almanaque!” Y hace poco en el cine un chavalo me dijo: “Te miro como en 3D”.

::: ¿Te reconocen mucho en la calle?

Hasta en el último rincón de Nicaragua me han saludado. La gente me rebana, pero con respeto y cariño. O me llama para contarme chistes.

::: ¿Y en tu vecindario?

Los niños que viven aquí traen a sus amiguitos para que me conozcan. Desde el portón me gritan ¡”Hey, J.R!”

::: Vaya… ¿y cómo nació el programa?

Reynaldo (Ruiz) y yo trabajábamos en radio, en un programa que duraba cinco horas. Éramos malísimos (ríe), por eso nos corrieron. ¡Era horrible! ¡No daba risa! Decidimos hacer un programa en televisión.

::: Ahí empezaste a ser chistoso…

Descubrí que lo mío no era imitar voces, sino crearlas.

::: ¿Qué tal tu relación con Reynaldo?

Nos llevamos muy bien. A veces nos damos agarrones, pero nunca a golpes. En dos ocasiones peleamos fuerte y casi se acaba todo, pero fue por culpa de comentarios ajenos.

::: ¿Y eso?

Nada. Eliminamos los chismes, ahora aclaramos las cosas antes de pelear y en la medida de lo posible tratamos de ser honestos.

::: En la medida de lo posible…

(Se ríe) Al menos en la repartición de dinero. Ya sabemos que vamos mitad y mitad.

::: ¿Los han acusado de ser xenofóbicos?

¿Qué es la xenofobia? ¿No querer a los ticos? (ríe)

::: Mmmm…

Hay ticos que me caen bien… los que no conozco.

::: ¡…!

No, mentira. Hay algunos que me simpatizan, los que viven aquí y están casados con mujeres nicas (ríe). No tienen más remedio que portarse bien.

::: En fin, ¿cómo te ves de aquí a diez años?

Internacionalizado, quizás actuando en series para público latino.

::: ¿Te olvidarías de INN?

¡No, hombre! Si aquí fue donde comenzó todo.

Ver en la versión impresa las paginas: 32

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: