Escuelas de Estelí asediadas por delincuentes

Desde sujetos que amenazan a los niños con actos inmorales, estudiantes que portan armas y drogas, hasta violencia que ya ha dejado víctimas, se han registrado en los últimos días en centros de estudio de Estelí.

La falta de guardas de seguridad en los centros públicos permite que los portones estén abiertos para todos. LA PRENSA/R. MORA

CORRESPONSAL/ESTELÍ

Desde sujetos que amenazan a los niños con actos inmorales, estudiantes que portan armas y drogas, hasta violencia que ya ha dejado víctimas, se han registrado en los últimos días en centros de estudio de Estelí.

Muy alarmada una madre de familia alertó a la comunidad educativa de la escuela Fe y Alegría después de observar a un sujeto que estaba masturbándose cerca de uno de los portones de la escuela a la hora que los niños y niñas disfrutaban del recreo.

El sujeto después de verse descubierto, emprendió la huida, pero las autoridades del colegio manifestaron su preocupación al mismo tiempo que pidieron mayor apoyo a la Policía, que ya está ejecutando el Plan Colegio.

Un hecho violento se registró también en el Instituto Guillermo Cano conocido como La Anexa, donde a la hora de salida del turno vespertino hubo una riña en la que un estudiante acuchilló a otro joven que fue trasladado al hospital San Juan de Dios.

El capitán Abel Herrera, vocero en funciones de la Policía de Estelí, informó que un adolescente estudiante de la escuela Bertha Briones de esta ciudad, por su actitud sospechosa fue requisado y se le encontraron tres envoltorios conteniendo droga.

Pero como si fuera poco, la falta de guardas de seguridad en las escuelas públicas profundiza más la inseguridad de la comunidad educativa.

Con el actual gobierno no se les siguió pagando a los guardas de seguridad, por lo que los portones de los centros están sin mayor control que el que puedan hacer los mismos maestros y directores.

La profesora Eveling Zamora, de la escuela de primaria Ramiro Sacasa, del barrio La Chiriza, se encontraba adentro de su aula de clases en horas de recreo cuando de repente sintió el impacto de una pedrada.

Presume que fueron los mismos estudiantes, sin embargo dijo que es un verdadero problema la falta de guardas de seguridad, porque los fines de semana el centro se convierte en la guarida de jóvenes que llegan a consumir licor y cometer otros actos.

Manifestó que pidieron el apoyo de los padres de familia para recoger una ayuda y contratar a un celador, para que los niños puedan estar con mayor seguridad.

PLAN DE SEGURIDAD

El comisionado Ernesto Castro, jefe de Secretaría Ejecutiva de la Policía de Estelí, explicó que estos casos son aislados, sin embargo enfatizó que mantienen el plan de seguridad escolar y pidió a los padres de familia, maestros y directores mantener informada a las autoridades sobre cualquier acto sospechoso cerca de las escuelas.

En el departamento son priorizados 17 centros escolares y la división de Asuntos Juveniles de la Policía prepara un plan para brindar charlas y hacer otras actividades encaminadas a evitar la violencia a lo interno de las escuelas.