“La música: energía que vibra en mí”

N Nieves no es su nombre artístico sino de pila y de registro civil. Un cantante joven, nato y autodidacta que interpreta un repertorio innumerable de títulos.

Nieves se prepara para sacar su primer disco con música en varios idiomas. LA PRENSA/CORTESÍA


 Por Karly Gaitán Morales

Nieves no es su nombre artístico sino de pila y de registro civil. Un cantante joven, nato y autodidacta que interpreta un repertorio innumerable de títulos.

Su disposición por la música y las artes se puede calificar como una marca de nacimiento, aunque la pasión por la música y el canto no se despertó sino hasta después de la adolescencia: “Nunca pensé que iba a decidirme por ser cantante, desde pequeño todo el tiempo dije que quería ser científico, un químico. Estudié Técnico Medio en Química Analística y de ahí iba a la Ingeniería. Pero me acuerdo que después de mis prácticas de laboratorio me ponía con el tubo de ensayo a cantar, como micrófono. Mis compañeros me preguntaban qué estaba haciendo allí, que me dedicara a cantar y fue cuando desperté”.

Su infancia transcurrió entre las canciones que sus padres escuchaban y en la sala de su casa se dedicaba a copiarlas a mano, presionando cada tanto las teclas de pausa y play en la casetera de su reproductor de música.

Abandonó sus estudios de ciencias y se decidió por la música, ha cantado en eventos culturales, fiestas privadas, cenas exclusivas, inauguraciones de edificios importantes, embajadas, exposiciones de pinturas y otras actividades sociales. Influenciado por su práctica de cantar en cinco idiomas retomó los estudios e inició recientemente la licenciatura en idiomas. En la actualidad se encuentra grabando su primer disco, Nieves, que se compone de grandes clásicos.

—El disco que pronto saldrá se titula como su nombre. ¿Siente que su nombre, exclusivo, le ha ayudado en su despertar social y cultural?

Mi nombre puede resultar muy curioso y hasta mucha gente deja escapar una risita, pero ya me acostumbré a eso. Otras veces no me creen, piensan que soy bromista y que me gusta hacerles pasar un rato de risa. La diferencia con el disco es que mi nombre es Nieve y no Nieves, pero el nombre artístico lleva la “S”. ¡No me costó tanto ponerme un nombre como cantante! Tengo hermanos y solo yo soy el del nombrecito. Y siempre me preguntan, ¿cómo se llaman tus hermanos? ¿Eskimo, Tormenta, Huracán? Nada, ellos son José Miguel, Danilo, Delia, René y Gabriel.

¿Ha sido muy positiva para usted esta situación?

Con eso me sale mi papá, “yo sabía que ibas a ser cantante”, dice. Su explicación seria es que un tatarabuelo mío así se llamaba. Era, dicen, un hombre cabello largo blanco, con una gran barba blanca, don Nieve.

¿Cómo espera que sea recibido su disco?

Eduardo Araica me está grabando y haciendo los arreglos. Tengo canciones propias, suficientes, pero su consejo es que no es recomendable, mejor hacer un disco de grandes éxitos para darme a conocer primero como un cantante intérprete y después mi disco con mis canciones.  

¿Cómo es la composición del disco?

Cuento con el apoyo de Eduardo Araica y sus conocimientos. Lo estoy financiando yo y está saliendo carísimo, pero vale la pena. Ya tengo cinco años de cantar y si sigo esperando que me patrocine alguien no haré nada. Aunque sí he encontrado gente que me ha ayudado, no en patrocinio propiamente, pero sí en promoción, por ejemplo, en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) me han abierto sus puertas y me han invitado a cantar en sus actividades. Ha sido un generoso apoyo. 

¿Cuántas canciones trae y en qué idiomas?  

Soy un cantante multilingüe y este disco contiene diez canciones en cinco idiomas, hay una canción en francés, La vie en rose, de Edith Piaf, un popurrí de Nicola di Bari; Araica está haciendo unos arreglos para La primera cosa bella, Gitano es mi corazón y otra. Una de José Augusto en portugués, Aguanta corazón, también Candilejas. Mi repertorio es romántico, la melodía es así de ese estilo y las letras las hacen más especiales.

Para llegar a ese nivel de interpretación y de dominio y matiz de la voz canté mal mucho tiempo. Tenía un vecino que tocaba guitarra y me enseñó, la ventaja es que él hablaba inglés, tenía un cuaderno de letras de canciones en inglés y francés. Yo iba apresurado, sabía cinco canciones y tres círculos armónicos y andaba en todos lados cantando. Ahora tengo muchas esperanzas y más fuerzas para mi carrera como cantante y músico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: