Primer retoño

El leonés Héctor Hidalgo, un angosto y larguirucho tirador derecho de 18 años de edad, formalizó ayer su firma con los Marineros de Seattle, convirtiéndose en el primer fruto de la Academia de Beisbol Nicaragüense, que tiene como cara visible al máximo exponente de la pelota pinolera, Denis Martínez.

 El scout de los Marineros de Seattle, Luis Molina, le da la bienvenida a su organización al nicaragüense Héctor Hidalgo, de la Academia de Beisbol Nicaragüense. LA PRENSA/MIGUEL LORÍO

El leonés Héctor Hidalgo, un angosto y larguirucho tirador derecho de 18 años de edad, formalizó ayer su firma con los Marineros de Seattle, convirtiéndose en el primer fruto de la Academia de Beisbol Nicaragüense, que tiene como cara visible al máximo exponente de la pelota pinolera, Denis Martínez.

[doap_box title=»Fue ciclista» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • Héctor Hidalgo comenzó a jugar beisbol a la edad de 10 años y después practicó ciclismo, lo que fortaleció sus piernas, algo fundamental para un lanzador.
Hidalgo fue a buscar un lugar en el equipo de León de la Primera División, pero quedó en la reserva, entonces se movió a la Academia de Beisbol Nicaragüense.

Un tío de nombre Francisco Poveda lo llevó a la Academia de Beisbol Nicaragüense y gustó a los instructores. A los dos días recibió la notificación de aceptación.

El pelotero hizo hincapié en el apoyo de sus padres, Héctor Hidalgo y Reyna Vargas.

[/doap_box]

En conferencia de prensa en el Hotel Crowne Plaza de esta capital, Hidalgo, de 6’3 de estatura y 180 libras de peso, fue presentado a los medios y agradeció a todos los que hicieron posible su firma, incluyendo a sus padres, por “lograr mi sueño de recibir una oportunidad de saltar al beisbol profesional”.

El director de operaciones de la academia, el dominicano Pablo Paredes, señaló que con Hidalgo trabajaron en su desarrollo por los últimos cuatro meses y que es merecida su firma, al tratarse de un pelotero con un excelente prototipo físico y deseos de superación. Además le hizo ver al prospecto que este es apenas el inicio de otro ciclo que solamente con esfuerzo y sacrificio lo llevarán a las Grandes Ligas.

En la conferencia no estuvo Denis Martínez, quien es el actual entrenador de lanzadores de los Cardenales de Palm Beach en las Ligas Menores, pero sí lo hicieron otros ejecutivos como Wiston Lacayo, Martín Vargas y Gary Wendt, quienes están entusiasmados por esta primera firma, de muchas que esperan en un futuro cercano. La Academia de Beisbol Nicaragüense abrió sus puertas el 23 de enero reciente y tiene su sede en La Virgen, Rivas.

Por su parte, los scouts Luis Molina y Nemesio Porras le dieron el recibimiento a Hidalgo, en nombre de su organización. “Bienvenido a bordo. Ya eres un Marinero”, le dijo Molina, quien recalcó que Seattle es uno de los equipos de las Mayores con más presencia de nuestro país y que confían en el talento nicaragüense.

De acuerdo a Molina, la Academia de Beisbol Nicaragüense presenta todas las condiciones para desarrollar peloteros de forma óptima, lo que favorecerá al país con más firmas y mayores bonos por ella. De modo que Hidalgo es el primer resultado de un proyecto pionero en nuestro país.

Hidalgo viajará pronto al campamento de los Marineros en Venezuela para iniciar su carrera profesional.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: