Expatriación de Zelaya habría sido improvisada

El exalto mando del Ejército de Honduras, general Romeo Vásquez Velásquez, aseguró a la Comisión de la Verdad que investiga el golpe de Estado, que la expulsión a Costa Rica del mandatario hondureño Manuel Zelaya, tras su derrocamiento no fue planificada sino obra de la confusión que reinó en esas horas convulsas de aquel 28 de junio de 2009. Incluso llegó a considerar que la expatriación fue la mejor decisión en vista de que temían que alguien asesinara al derrocado gobernante.

Romeo Vásquez. LA PRENSA/ARCHIVO/ AP/E. FÉLIX

Tomado de La Prensa de Honduras

El exalto mando del Ejército de Honduras, general Romeo Vásquez Velásquez, aseguró a la Comisión de la Verdad que investiga el golpe de Estado, que la expulsión a Costa Rica del mandatario hondureño Manuel Zelaya, tras su derrocamiento no fue planificada sino obra de la confusión que reinó en esas horas convulsas de aquel 28 de junio de 2009. Incluso llegó a considerar que la expatriación fue la mejor decisión en vista de que temían que alguien asesinara al derrocado gobernante.

En una entrevista ante la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), en enero de 2011, el exjefe del Estado Mayor Conjunto manifestó que el 24 de junio de 2009 le ofreció tres alternativas al presidente Zelaya: uno, que el apoyo logístico para la consulta (que pretendía reformar la Constitución) se lo pidiese a la Policía y dejara fuera a las Fuerzas Armadas; dos, que aplazara 15 días la consulta para buscar la salida del problema; y tres, posponer la consulta para hacerla en conjunto con la elección de noviembre de 2009. Pero Zelaya se negó, argumentando que tenía el respaldo de la gente.

Se habló de un millón trescientas mil firmas de respaldo a esa consulta (uno de sus ministros dice que ha preguntado por su validez a organizaciones de la sociedad civil y se la aseguraron).

Zelaya habló en alguna oportunidad de 400,000 firmas y en la entrevista de enero de 2011, el general Vázquez dijo que eran unas 38,000.
En respuesta al planteamiento, aproximadamente a las 10.00 pm del 24 de junio, el presidente de la República comunicó a la opinión pública nacional e internacional y al pueblo hondureño que había decidido separar de su cargo de jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas,  general Romeo Vázquez Velásquez y aceptar la renuncia del abogado Edmundo Orellana Mercado como ministro de Defensa.

Ante el comunicado presidencial, renunciaron los comandantes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Fuerza Naval.

TRATÓ DE HABLAR CON ZELAYA

Romeo Vásquez manifestó a la CVR que hasta el propio sábado 27 buscó vías para seguir hablando con el presidente Zelaya por intermedio del señor Enrique Morales.

Este extremo ha sido confirmado con la declaración que por escrito entregó el señor Enrique Morales cuando la CVR visitó San Pedro Sula.

Acerca de quién fue el responsable de la decisión de expatriar a Zelaya, todos los militares entrevistados por la CVR en enero de 2011 señalaron que fue una determinación de toda la junta de comandantes.

Teniendo en cuenta el incidente en la base aérea el día 25, consideraban que no era posible tenerlo dentro del país. 

El general Romeo Vásquez declaró a la CVR: “La decisión de llevarlo a Costa Rica… la verdad que no sé exactamente.  Alguien del ambiente civil coordinó porque no tenemos contacto con ellos por no tener Ejército, pero sí hubo una disposición civil; alguien llamó a la Fuerza Aérea: llévenlo a Costa Rica».

«Es que hubo una confusión porque, para empezar, no sabíamos a dónde lo íbamos a llevar en ese momento. Los jueces no contestaban los teléfonos a esa hora (seis y media de la mañana). Nos contestaron el teléfono como a las ocho de la mañana. Además de eso, el ex-Presidente ya estaba en la base, estaba dentro del avión, y no hallábamos por dónde llevarlo, pues, si lo dejábamos aquí, al levantarse y enterarse, esa gente (los zelayistas) haría un relajo en la Fuerza Aérea, así como se habían ido a meter un día anterior en la Fuerza Aérea”.

ALGUIEN PODÍA MATAR A MEL

“Ya había un gran temor por las acciones que esa gente (activistas) toma”.

El general Romeo Vásquez declaró a la CVR que se tomó la decisión de sacarlo del país porque “podía haber alguien… podían aprovechar incluso matarlo a él -al presidente de la República-; de verdad, todos esos análisis se hicieron en ese momento y no hubo previa planificación, o sea que por eso hubo muchos errores ahí”.