Deuda de Venezuela en espiral alcista

Entre 1974-1977 y 1979-1981 el precio del petróleo experimentó una escalada histórica que multiplicó el ingreso de Venezuela, pero los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Luis Herrera Campins diseñaron planes de gasto de tal magnitud que también la deuda creció a pasos agigantados y su peso en relación al Producto Interno Bruto (PIB) se quintuplicó.

La estatal Pdvsa, que debería concentrarse en aumentar su producción, es utilizada para fines partidarios por el presidente Hugo Chávez. AFP PHOTO /LEO RAMÍREZ

TOMADO DE EL UNIVERSAL

CARACAS/VENEZUELA

Entre 1974-1977 y 1979-1981 el precio del petróleo experimentó una escalada histórica que multiplicó el ingreso de Venezuela, pero los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Luis Herrera Campins diseñaron planes de gasto de tal magnitud que también la deuda creció a pasos agigantados y su peso en relación al Producto Interno Bruto (PIB) se quintuplicó.

[doap_box title=»Cae PIB petrolero» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

En el primer trimestre de este año el PIB petrolero es 27 por ciento menos que en 1998, mientras que Pdvsa tiene compromisos por el orden de 29 mil millones de dólares. En parte el endeudamiento ha sido para aumentar la presencia del Estado en la economía, estatizando empresas, creando fábricas y asumiendo el control de áreas estratégicas.

[/doap_box]

Al caer los precios del petróleo la banca internacional cerró el grifo del financiamiento y el país cayó en una crisis que disparó la pobreza. Arturo Uslar Pietri, en un artículo dedicado al tema, resumía: “Venezuela es un caso extremo, un pequeño país que recibe un desmedido flujo de dólares provenientes de la actividad petrolera y no solamente los gasta sino que incurre en la locura de endeudarse”.

A partir de 2004 el destino vuelve a sonreír y Venezuela disfruta un prolongado boom petrolero donde el precio del barril logra superar los 100 dólares y en los últimos siete años la administración de Hugo Chávez ha recibido la fortuna de 407 mil 272 millones de dólares, pero al igual que en el pasado, la deuda crece rápidamente.

El viernes de la semana pasada Jorge Giordani, ministro de Finanzas, afirmó que en este momento la deuda pública solo representa 18 por ciento del PIB, magnitud bastante cómoda. Pero la realidad es que su cálculo no incluye todas las cuentas por pagar porque no suma los préstamos tramitados con China que se encuentran en el balance del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bandes).

Alejandro Grisanti, analista de Barclays Capital, explica que al incluir toda la carga y utilizar un tipo de cambio promedio, que toma en cuenta al Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera, que controla el Banco Central) y el mercado negro, la deuda venezolana cerró en 43 por ciento del PIB en 2010 y aumentará hasta 47 por ciento este año.

Basta observar que de acuerdo con el Banco Central la deuda en divisas aumentó 161 por ciento en cinco años, desde 29 mil 610 millones de dólares hasta 77 mil 495 millones en el primer trimestre de 2011 y la total, incluyendo la interna, se ubica en 126 mil millones de dólares.

ALGUNAS VARIACIONES

Si bien la tendencia es similar a la de los años 70, es decir, endeudamiento veloz a pesar del alto ingreso petrolero, existen diferencias importantes.

En los gobiernos de Pérez y Herrera los institutos autónomos se endeudaron de forma importante aumentando las facturas a cancelar. Ahora, no está presente esta situación, pero existen otros elementos a considerar.

Durante la administración de Hugo Chávez la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), a diferencia del pasado, se está endeudando a un ritmo acelerado sin que aumente su capacidad de producción.