Militares se declaran inocentes de matanza

Cuatro exmilitares guatemaltecos se declararon ayer inocentes de haber participado en la masacre de 250 campesinos en 1982, en el inicio de un histórico juicio que se prevé se prolongará al menos durante semanas.

Daniel Martínez, Carlos Carías, Manuel Pop y Reyes Collin Gualip, acusados de la masacre en la comunidad Las Dos Erres. LA PRENSA/EFE/SAUL MARTINEZ

GUATEMALA/EFE

Cuatro exmilitares guatemaltecos se declararon ayer inocentes de haber participado en la masacre de 250 campesinos en 1982, en el inicio de un histórico juicio que se prevé se prolongará al menos durante semanas.

[doap_box title=»Testigo» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • El exmilitar Daniel Martínez, un cuarto acusado en la matanza de Las Dos Erres, reconoció que formó parte de la patrulla que estuvo en Dos Erres, pero recalcó que no participó en la masacre porque lo enviaron, junto con otros tres soldados, a un kilómetro de distancia de la comunidad.
Martínez, de 52 años y a quien se le quebró la voz al narrar lo que sucedió, dijo que quien dio la orden para ir a una “comisión” a Las Dos Erres fue el teniente de infantería Roberto Aníbal Rivera, prófugo de la justicia.

[/doap_box]

Los cuatro acusados, exmiembros del sanguinario grupo élite del Ejército de Guatemala llamado “kaibil“, están detenidos y son acusados por la Fiscalía de haber supuestamente cometido asesinatos y dos delitos más.

Ayer, la Fiscalía de Derechos Humanos presentó una descripción de los hechos ocurridos el 7 de diciembre de 1982 cuando, de acuerdo a los fiscales, una patrulla militar ingresó a la comunidad Las Dos Erres, en el departamento norteño de Petén, y procedió a masacrar a sus habitantes.

Según la acusación, luego de violar a mujeres y niñas, los militares las lanzaron a un pozo donde estaban los hombres, a quienes les habían golpeado la cabeza con un mazo, los ametrallaron y lanzaron granadas.

El exteniente Carlos Antonio Carías, de 52 años, dijo ante la presidenta del tribunal que lleva el caso, la jueza Yasmín Barrios: “No sé por qué me vinculan a este hecho. Yo soy inocente, nunca estuve en ese lugar (…)”.

Argumentó que era comandante de un destacamento en la comunidad de Las Cruces, a unos 12 kilómetros de donde se perpetró la matanza, y que tuvo conocimiento del hecho el 8 de diciembre, cuando unos sobrevivientes llegaron a pedir auxilio. Carías añadió que a Las Dos Erres se presentó hasta el 11 de diciembre y no vio “ni muertos ni heridos”.

El subinstructor “kaibil” del Ejército, Reyes Collin, también se dijo inocente e insistió que “nunca” ha “asesinado a nadie”, pero se abstuvo de responder cuando la Fiscalía le preguntó si había formado parte de la patrulla que perpetró la matanza.

Las investigaciones del caso comenzaron en 1994. Según la Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (Famdegua), que actúa como querellante, en la masacre fueron asesinadas más de 250 campesinos. Se han recuperado 223 cadáveres que fueron enterrados en fosas comunes, 113 de los cuales eran de menores de edad, de acuerdo a Famdegua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: