Foto de LA PRENSA/ Bismarck Picado

Las vivencias de un fotógrafo

Era Uriel Molina, quien en aquel momento ni se imaginaba que el resto de su vida estaría unido a la fotografía. Poco después consiguió trabajo en el mismo estudio que lo mandaba a vender las fotos en el aeropuerto, el Estudio Carranza.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: