La voz del canto idílico

Se prepara junto a su Grupo Lírico para su próxima presentación el 22 de septiembre en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío, con un concierto de música coral. Estas jornadas de música clásica también continuarán en octubre.

Alberto San José Música

 

Literaria

Por Arnulfo Agüero

Se prepara junto a su Grupo Lírico para su próxima presentación el 22 de septiembre en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío, con un concierto de música coral. Estas jornadas de música clásica también continuarán en octubre.

Su trayectoria es amplia, llegó al país para trabajar un espectáculo con los niños quemados, que organiza Vivian Pellas en Aproquen, luego gratuitamente dio clases en el Coro Nacional. Estas son sus primeras huellas cuando tocó suelo nicaragüense. Desde entonces no ha parado de trabajar para la música.

En 1998 funda el Grupo Lírico y dirige en el Teatro Nacional Rubén Darío la obra Amahl y Los visitantes nocturnos , pieza del italiano Gian Carlo Menotti, que tuvo la calidad de La zarzuela .

Después impartió clases al grupo coral Increscendo. Hace unos meses presentó la Ópera tosca , en tres actos dramáticos, esta pieza es calificada como una de las más significativas del repertorio verista italiano.

Actualmente imparte clases al Conservatorio de la Universidad Politécnica, a jóvenes de la música popular, entre ellos los vocalistas del grupo Macoya, Nueva Compañía y Cuneta Son Machín, Cable Pelado, Myla Vox.

También es maestro en la Casa de los Tres Mundos, de Granada, y en la Universidad Católica y del Grupo Justo Rufino Garay, donde imparte sus conocimientos de técnica vocal.

“No sé cuándo voy a parar, pero todo esto continúa”, afirma San José, quien comenzó a trabajar profesionalmente en 1969 en el Teatro Musical de La Habana, en óperas y demás espectáculos líricos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: