Cartas al Director

Nuevo diseño de LA PRENSA

Todo está bien. La primera página donde las noticias más relevantes del día se agotan, es decir terminan en el espacio, sin tener que buscar continuación en páginas interiores, ejercicio fastidioso al que nos han sometido de por vida nuestros diarios. La distribución ordenada de los temas, ordenación sutil, pero que se percibe. La disminución o recorte de palabras en los escritos de opinión que advierte el Editor a los colaboradores. Todo está bien, salvo la página Cultural, la 7. Esperamos que se conserve el mismo numeral en el devenir del Diario.

¿Es posible que se sustituya el suplemento sabatino La Prensa Literaria con una página diaria de minirreportes? Solo la cultura ha sufrido menoscabo. Insustituibles los escritos de Martha Leonor González, de Arnulfo Agüero sobre cuestiones literarias y de artes plásticas respectivamente. Los comentarios sobre danza, cine, música de diferentes y notables escritores. Los reportajes sobre la vida, la muerte, las obras de escritores y poetas no se suplantan con esos minúsculos informes de la primera entrega.

“Arte de los objetos”, “La danza inicia su velada” y una sombra del poeta Carlos Martínez Rivas con su pie de foto. Igual la segunda entrega.

Cuando inicié este comentario y me salió ese todo está bien y luego salvo la cultura, no he tenido más remedio que confesarme; estoy plagiando a Eduardo Carranza (sin intención, claro) en su inefable soneto, que abrocha “Bien está que se viva y que se muera-el sol, la luna la creación entera-salvo mi corazón, todo está bien”.

Muchos estelianos somos lectores impenitentes de La Prensa y suplementos. Algunos lectores jóvenes me han preguntado ser cierto que no saldrá más La Prensa Literaria y me dicen no encontrar en el periódico la ofrecida página cultural. Sugiero que al menos destaquen el nombre Cultural. Que el desleído rotulito Cultural lo escriban con menor desmayo.

Magdalena de Rodríguez

Atentado en La Penca

La mayoría de los nicaragüenses fuimos en su momento partidarios del proceso que derrotó al somocismo y de la incipiente revolución que prometía libertad , igualdad , salud , educación… etc.

A muchos nos tomó poco tiempo ver las siniestras intenciones de los “muchachos ” , que una vez que se libraron de sus sucios trajes de batalla y probaron el prohibido fruto del poder sufrieron la más monstruosa transformación que nuestro pobre país ha presenciado. Recientemente he conocido la historia de un ciudadano sueco que vino a la Nicaragua de los ochenta por la simpatía que generaba la Revolución Sandinista y que al igual que muchos de nosotros se desilusionó de los ” muchachos “, pero desgraciadamente para él por un motivo más terrible : lo engañaron para que llevara a un supuesto periodista que fue quien colocó la bomba en una conferencia de prensa en La Penca que costó la vida a varias personas y por poco lo mata a él también.

Peter Torbinson se llama este personaje que ha cargado durante mucho tiempo con una culpa impuesta por quienes admiraba como revolucionarios y que ahora sabe que no son más que asesinos. Me gustó cuando le reclamó frente a frente a un asombrado Tomás Borge quien sin tiempo de inventar una excusa, lo que hizo fue echarlo de su piñateada vivienda y me gusta saber que su documental que cuenta la verdad del atentado en La Penca será expuesto al público.

Que se cuide mucho el señor Torbinson, porque él mejor que nadie sabe con quién está tratando. Lo felicito por su valentía y le aseguro que los ideales que le causaron simpatía por Nicaragua continúan vivos en la mayoría de nosotros.

 Walter F. Pineda Úbeda

Anécdota del padre Pallais

Corría el año 51 del siglo XX , si mal no recuerdo, cuando un día que salía de mi trabajo en la secretaría privada, como a la una de la tarde, encontré en el porche del anexo de la Casa Presidencial al padre Azarías H. Pallais.

Como todos los días, había pedido por teléfono al garaje un vehículo para que me trasladara a mi casa. Pregunté al padre Pallais que si él andaba en vehículo y me contestó que no, que siempre se había conducido por la generosidad de sus pies. Entonces le ofrecí llevarlo en el vehículo que esperaba. Mientras tanto conversamos sobre su obra evangelizadora dedicada con verdadero amor al servicio del prójimo y de la comunidad de Corinto. Pero pasaba el tiempo y el carro no aparecía, por lo que el padre Pallais me dijo: “Lo invito a que bajemos a pie esta loma”, lo que acepte con mucho gusto.

La energía, el coraje, la humildad y el espíritu de sacrificio para vencer todos los obstáculos que se le cruzaron en el camino dejaron en el corazón de la sociedad nicaragüense recuerdos llenos de admiración, de respeto y de cariño para el padre Azarías H. Pallais.

Cuando bajaba la loma acompañado por el padre Pallais, yo tenía 27 años de edad, y desde entonces me quedó grabada su imagen de un peregrino de la Iglesia católica, sometido a la inclemencia del sol que se estrellaba en su rostro y el viento que azotaba su raída sotana, todo por solicitar a las autoridades superiores favores para su pueblo.

 

Fernando A. Malespín

La otra cara de la moneda

Oficialmente la campaña electoral de las elecciones del próximo 6 de noviembre ya fue decretada, entonces es oportuno ver, analizar, la otra cara de la moneda. Ha sido costumbre que los partidos y alianzas políticas siempre han mantenido constantemente su propia campaña, lo que no es prohibitivo, pero si es bochornoso verlos debatirse en trifulcas callejeras, etc. Que gane el que el pueblo elija y respetar los resultados electos por el pueblo.

Los candidatos para estas elecciones deberían decirle al pueblo lo que quieren para su beneficio y el desarrollo del país, cómo se van a enlazar con el capital privado, nacional e internacional, cómo será la participación del pueblo, qué tienen pensado para la comunidad cooperante, entre otras inversiones para el bienestar del país y colaboración para los pobres.

No existe ninguna realidad dura, se hace así porque todavía las clases políticas existentes no quieren comprenderse y aceptarse como son, todos quieren llegar al poder político y eso es imposible. Aquí no acaba la historia, esta continúa su curso dentro de la diversidad de la realidad, ideas, que el género humano posee, ahí es donde radica el problema de todo los tiempos, lo cual solamente puede ser superable con el entendimiento de buena fe de los partidos.

Que los candidatos postulados prueben y verán que van a hacer mejoras para el pueblo y el desarrollo del país, entonces, ese candidato ganará, pero si vienen con simple palabrerío acomodado, proyectos ilusionistas nunca ganarán. ¿Y de dónde van a tomar los suficientes recursos para mantener y sostener el país?

Es innegable que el gobierno de Daniel Ortega se ha esmerado en hacer obras buenas, muy buenas, excelentes y también ha cometido errores como todo ser humano. Entonces, valoren si puede haber otro mandatario mejor.

¿Y ahora qué quieren las clases políticas? el mandatario Ortega ya dijo el 19 de agosto de 2011 que vengan todos los observadores para las elecciones, no hay ninguna restricción, incitó a que no haya violencia ni en la campaña ni en las elecciones. Todo en total libertad de expresión.

Esto es lo que querían los políticos y partidos, entonces, ahí está la puerta abierta para todos los observadores. Ahora depende de ustedes.

Bayardo Quinto Núñez

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: