La jugada del partido. Rommel González, sin arreos, se la juega en home. LA PRENSA/GERMÁN MIRANDA

Dramático

En un partido cargado de dramatismo y en el que sus emociones constantes disiparon incluso deficiencias técnicas muy básicas, La Trinidad alcanzó finalmente la cima del beisbol juvenil nacional, al coronarse campeón de la VII Copa Curacao, tras derrotar 7-6 al Chinandega en el estadio Jackie Robinson, del IND, en Managua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: