Grande y llorón

El actor estadounidense y exboxeador Mickey Rourke imprimió ayer sus pies y manos en el Paseo de la Fama de Hollywood en una ceremonia que dedicó, entre sollozos, a su fallecida abuela, diez días antes del estreno de

AFP /VIDA

El actor estadounidense y exboxeador Mickey Rourke imprimió ayer sus pies y manos en el Paseo de la Fama de Hollywood en una ceremonia que dedicó, entre sollozos, a su fallecida abuela, diez días antes del estreno de Immortals , donde interpreta a un sanguinario rey.

Rourke, quien a sus 59 años vive un espectacular retorno a Hollywood tras el éxito de The Wrestler en 2008, luego de haber abandonado su carrera por el boxeo, se convirtió en el artista número 254 que deja sus huellas en la entrada del Teatro Chino en Hollywood.

“La persona a la que quiero dedicar esto…”, dijo, con la voz quebrada… “Es a mi abuela. Ella me decía que fuera un caballero, que fuera amable, y yo no estaría aquí si no hubiera tenido el amor que me dio”, agregó.

Rourke, quien abandonó en los años noventa su carrera artística para dedicarse al boxeo profesional —luego de haber cosechado éxitos como 9 Weeks —, llegó acompañado de su novia, la joven modelo rusa Anastasia Makarenko.

En Immortals , una épica y sangrienta historia que recupera elementos de la mitología griega y que se estrena el 11 de noviembre, Rourke representa al desalmado rey Hyperion, a quien Teseo debe combatir con la ayuda de Zeus para salvar a la humanidad.

Rourke fue aclamado por la crítica y nominado como mejor actor por su papel de luchador vencido en The Wrestler , que marcó su retorno definitivo al terreno de los pesos pesados de Hollywood.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: