Adiós al poeta y su musa

Familiares, amigos y escritores le dieron el último adiós al poeta del buen amor y humor Chepito Cuadra, quien después de una misa en la funeraria Don Bosco y recordar momentos de su vida y su obra lírica fue sepultado en el Cementerio General de Managua, junto a los restos de su esposa y musa por 77 años, doña Julia.

A sus 97 años lleno de humor. LA PRENSA/ARNULFO AGÜERO

Arnulfo Agüero

Familiares, amigos y escritores le dieron el último adiós al poeta del buen amor y humor Chepito Cuadra, quien después de una misa en la funeraria Don Bosco y recordar momentos de su vida y su obra lírica fue sepultado en el Cementerio General de Managua, junto a los restos de su esposa y musa por 77 años, doña Julia.

Doña Julia Robleto falleció el pasado 23 de septiembre, y Chepito este 16 de diciembre, 2011.

“Él fue un místico en su cercanía con Dios y el amor”, dijo Arnaldo Centeno, el jesuita que celebró la misa a su memoria. Posteriormente dio lectura de varios poemas de Cuadra.

Por su parte el poeta Julio Valle Castillo resaltó que los versos de Chepito están dedicados al amor doméstico y conyugal. Por igual elogió el libro Cantos a la Virgen Pájara María , “como uno de los mayores cantos modernistas y místicos de la lengua española”.

“Chepito Cuadra fue un poeta de la fraternidad, un poeta sin recelo, sin mezquindad, un hombre del amor bueno”.

En tanto la escritora Margarita López, dijo que el amor y la picardía acompañaron siempre al poeta. “Él se inspiró en la Dulcinea de la Centroamérica, que fue su doña Julia, y tuvo la gracia de cantarlo en su poética de amor”.

Finalmente el escritor Francisco Bautista Lara destacó las cualidades del trovador, calificándolo como una persona grandiosa, sencilla y fraterna. Y que le gustaba leer poemas con humor y contar chistes o viceversa.

EPITAFIO DE AMOR

“Aquí yacen ambos, dos bajo la eterna y clara eternidad de Dios”, es el epitafio que escribió el poeta a doña Julia, colocado en su tumba, sellando así su amor de poeta más allá de la muerte.