La primera vez

Los pequeños “dientes de leche” de los niños deben ser cuidados con amor y dedicación, porque de estos dependerán los permanentes.

Por Carla Torres Solórzano/ Vida

Los pequeños “dientes de leche” de los niños deben ser cuidados con amor y dedicación, porque de estos dependerán los permanentes.

Gema Obregón, odontopediatra del Centro Odontológico Especializado, recomienda que lo ideal es que la primera visita al dentista deberá hacerse cuando la mamá está embarazada para explicarle cómo deberán ser los cuidados cuando el niño nazca independientemente si tiene o no dientes en su boca.

“Aunque ella no tiene la oportunidad de hacerlo en ese momento deberá hacerlo cuando al niño le salgan sus primeros ‘dientecitos’, para explicarle como es la limpieza de la cavidad dental, el uso del cepillo de dientes y los demás complementos”, expresó Obregón.

La especialista además explicó que cuando los niños van creciendo sus maxilares son muy pequeños y con cepillo normal no lo va a poder hacer, entonces la limpieza la va a tener que hacer en las primeras etapas con una gasa embebida con agua tibia.

Para Obregón la primera visita del niño al odontólogo no debe pasarse de los tres años, para explicarles los correctos hábitos de higiene y su desarrollo dental.

“A esta edad generalmente ya tiene todos los dientes temporales en boca, entonces el médico examina si están erupcionando bien, si tiene los espacios que necesita para sus dientes permanentes, así como explicarle a la mamá los espacios que deberá conservar hasta que tenga seis años”, destacó.

Es fundamental que los padres formen en sus hijos el hábito de asistencia al dentista de manera preventiva, para lograr mantener una “boquita” sana.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: