Obras de ampliación del canal de Panamá siguen paradas

La huelga de los empleados que trabajan en las obras de ampliación del canal de Panamá alcanzó este viernes su quinto día, en medio de negociaciones entre empresarios y sindicatos, que piden mayores salarios y mejores condiciones laborales.

Canal de Panamá. LA PRENSA/Archivo/AP/Kathryn Cook

Por Juan José Rodríguez

PANAMÁ/AFP

La huelga de los empleados que trabajan en las obras de ampliación del canal de Panamá alcanzó este viernes su quinto día, en medio de negociaciones entre empresarios y sindicatos, que piden mayores salarios y mejores condiciones laborales.

«La huelga sigue porque no ha habido acuerdo», dijo a la AFP Saúl Méndez, secretario general del SUNTRACS, el poderoso sindicato panameño de la construcción. «La principal reivindicación es el aumento del salario», dijo a la AFP el también dirigente del SUNTRACS, Genaro López.

Este viernes empresarios, sindicatos y el gobierno panameño negociaban por tercer día para llegar a una solución y poner fin a la huelga que llevan a cabo desde el lunes miles de empleados que trabajan en las obras de ampliación del Canal de Panamá.

Los trabajadores exigen pagos atrasados de salarios y horas extras al consorcio Grupo Unidos por el Canal, integrado por la española Sacyr, la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana.

Este consorcio está a cargo de la construcción del tercer juego de esclusas, la mayor y más costosa parte del proyecto por 3.200 millones de dólares. Los sindicatos también reclaman al gobierno del presidente Ricardo Martinelli que modifique una ley de 1980 que establece en 2,90 dólares por hora el sueldo mínimo de los empleados que trabajan en el canal, y se establezca en 10 dólares para los trabajadores calificados y en 6 dólares para los ayudantes.

Sin embargo, el gobierno presentó por su parte una propuesta de aumento del 5%, tanto para los trabajadores calificados como para los ayudantes. «Esta es una situación financiera que va afectar obviamente el costo de la obra y un gasto adicional que tiene que asumir la empresa para pagar ajustes salariales que no estaban contemplados», dijo a los periodistas la ministra de Trabajo y Desarollo Laboral, Alma Cortés.

«El daño es a la imagen, a todos nosotros y a todo Panamá», dijo recientemente Martinelli, quien exhortó a los trabajadores a reincorporarse a sus empleos y a dialogar con los empresarios para resolver «de forma amistosa cualquier diferencia que pudieran tener».

Según el consorcio, el retraso en los pagos de salarios y horas extras se debió a un fallo en el sistema de planillas, que afectó a unos 850 trabajadores, un 18% de los cerca de 6.000 que trabajan en el proyecto, algo que «ha sido completamente corregido».

«Se ha pagado el 100% de la diferencia que corresponde a los trabajadores que recibieron menos de la suma que les correspondía», aseguró el consorcio, instando a los empleados a volver a sus puestos. Representantes de ambas partes manifestaron este viernes su optimismo de llegar pronto a un acuerdo que ponga fin al movimiento y permita reanudar las obras.

El canal de Panamá, por donde cruza el 5% del comercio mundial, está siendo ampliado desde 2007 para permitir el paso de las grandes embarcaciones modernas, a un costo estimado de 5,250 millones de dólares.

La fecha de inauguración del canal ampliado fue fijada para el 21 de octubre de 2014. Las pérdidas son millonarias por una huelga que fue definida por el administrador de la vía, Alberto Alemán, como «lamentable».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: