Dilma Rousseff será la estrella del Foro Social y va a Cuba

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, será la estrella el jueves del Foro Social Mundial, el gran evento de los grupos sociales anticapitalistas en Porto Alegre, y luego viajará a Cuba sin ir al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), que comienza este miércoles.

PORTO ALEGRE/AFP

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, será la estrella el jueves del Foro Social Mundial, el gran evento de los grupos sociales anticapitalistas en Porto Alegre, y luego viajará a Cuba sin ir al Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), que comienza este miércoles.

«Es un gesto de la presidenta que muestra el reconocimiento del Foro Social Mundial, un movimiento que ha sido muy importante y ayudó por ejemplo al cambio en el cuadro de poder progresista en América Latina, incluida la llegada a la presidencia de Luiz Inacio Lula da Silva en 2003», dijo a la AFP Oded Grajew, uno de los fundadores del Foro Social.

La presencia «de Dilma Rousseff al Foro Social y no a Davos fue una decisión política de la presidenta» que expresa una opción por un acercamiento con los movimientos sociales, explicó a la AFP una fuente de la Presidencia. Ex guerrillera que enfrentó la dictadura y sufrió tortura y cárcel, Dilma Rousseff, de 64 años y del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), llega este miércoles a Porto Alegre, sureste de Brasil, y participará el jueves en un acto público del Foro Social y en reuniones con los movimientos sociales.

Esta versión más reducida del Foro Social Mundial, que se extiende hasta el domingo, es preparatoria de la cumbre de desarrollo sustentable Rio+20 que la ONU celebrará en junio en Brasil. Rousseff defenderá en la Rio+20 el desarrollo sustentable con prioridades sociales, como la erradicación de la pobreza.

El Foro Social y el económico de Davos coinciden en la misma semana y en sus preocupaciones: la grave crisis global que afecta sobre todo a las economías de Europa y Estados Unidos, donde aumenta el descontento social, presente en el foro de Porto Alegre, que reclama un cambio radical del modelo capitalista. Con pocos viajes internacionales, después de Porto Alegre, Rousseff viajará el martes a Cuba, donde Brasil ha multiplicado los proyectos de inversión económica, el principal de los cuales está en la ampliación del puerto de Mariel.

Un día después estará en Haití, país en el que Brasil lidera las tropas de la ONU desde 2004 y tiene proyectos de cooperación contra la pobreza, aunque recientemente adoptó la implantación de visados por la creciente afluencia de haitianos a Brasil en busca de trabajo. En el Foro Social era evidente el interés por la visita de la presidenta, con una larga trayectoria en la izquierda y heredera política de Lula.

«Si la presidenta se da cuenta de que el Foro Social es el termómetro del pueblo, podrá hacerse eco de sus demandas», dijo a la AFP Julio Farabelli, del Frente Continental de Organizaciones Comunales, que está presente en Porto Alegre con miembros de origen mexicano, cubano, argentino y uruguayo.

La presidenta, que se ha comprometido a eliminar la miseria en su país, seguramente también recibirá críticas. La socióloga Rosa Fonseca se proponía llevar un cartel con la frase «Dilma, no hay futuro en la sociedad mercantil» y los movimientos ecologistas le reclaman que vete una reforma de la ley de bosques y paralice las obras de la gigante hidroeléctrica de Belo Monte.

«Es muy bueno que la presidenta venga, porque indica que quiere canales de diálogo con los movimientos sociales, pero la sociedad civil sabe que los gobiernos solo reaccionan bajo la presión», resumía a la AFP el líder de los Sin Tierra, Joao Pedro Stédile. El ministro de Relaciones Exteriores Antonio Patriota representará al gobierno brasileño en Davos ante la ausencia de Rousseff en ese foro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: