Bombardeos dejan centenares de muertos en Siria

Las fuerzas sirias bombardearon Homs (centro) en la noche del viernes y la madrugada de este sábado, matando a más de 230 civiles, según la oposición, que reclamó un cambio de posición de Moscú frente a Damasco, en momentos en que el canciller ruso se apresta a viajar a Siria.

DAMASCO/AFP

Las fuerzas sirias bombardearon Homs (centro) en la noche del viernes y la madrugada de este sábado, matando a más de 230 civiles, según la oposición, que reclamó un cambio de posición de Moscú frente a Damasco, en momentos en que el canciller ruso se apresta a viajar a Siria.

Se prevé que este sábado el Consejo de Seguridad de la ONU, que está reunido en Nueva York desde las 15H00 GMT, vote una resolución de condena al régimen del presidente Bashar el Asad, a la que se opone Moscú.

Ante la escalada de la violencia y al aumento de las presiones a Moscú, el canciller ruso, Sergei Lavrov, viajará el martes a Damasco para entrevistarse con Asad y buscar una solución pacífica a la crisis, anunció su adjunto.

Rusia reiteró este sábado su oposición a que los 15 miembros del Consejo de Seguridad voten una resolución sobre Siria patrocinada por los países occidentales, pese a que se realizaron cambios al texto para complacer a Moscú.

En el episodio más mortífero desde el inicio en marzo de la revuelta, más de 230 civiles, entre ellos decenas de mujeres y niños, murieron durante el bombardeo por parte de las fuerzas del régimen sobre Homs, bastión de la revuelta, denunciaron grupos de la oposición.

Las autoridades de Damasco, no obstante, negaron el bombardeo de Homs (centro) y responsabilizaron de la violencia a «grupos armados», tal como han hecho desde el inicio de la rebelión.

«El bombardeo cesó esta mañana (del sábado) y los habitantes han salido a la búsqueda de muertos y heridos bajo los escombros», declaró por teléfono Hadi Abdalá, un habitante del barrio de Jaldiya, uno de los más afectados por los bombardeos.

Los habitantes de Homs comenzaron ya a enterrar a sus muertos, cuya cifra asciende a 237, entre ellos 99 mujeres y niños, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en el Reino Unido.

Las cadenas de información árabes Al Arabiya y Al Jazeera mostraron imágenes de decenas de cadáveres tirados en las calles de Homs, bastión de la revuelta.

El Consejo Nacional Sirio (CNS), que reúne a la mayoría de las corrientes de la oposición, estimó que lo ocurrido en Homs fue una «de las masacres más aterradoras» desde marzo.

Las fuerzas de seguridad dispararon este sábado contra las personas que participaban en unos funerales en la ciudad de Daraya, cerca de Damasco, provocando 12 muertos y 30 heridos, según el OSDH.

Los Hermanos Musulmanes, que forman parte del CNS, reclamaron la apertura de una investigación internacional sobre lo ocurrido, solicitando a «la Media Luna Roja y al Comité Internacional de la Cruz Roja, ausentes en Siria, que actúen inmediatamente para salvar a los heridos».

El CNS exhortó a Rusia a «condenar claramente al régimen y a hacerlo responsable de las matanzas» y a «permitir a los sirios elegir democráticamente un régimen que les aporte la libertad y la dignidad».

Esta nueva matanza fue condenada por Francia, Gran Bretaña, España y la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton. El presidente estadounidense, Barack Obama, acusó al régimen sirio de asesinar a civiles y pidió al Asad que dé un «paso al costado y permita que comience de inmediato una transición democrática».

Pero el jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, reiteró que el proyecto de resolución que impulsan los países occidentales no conviene «para nada» a Rusia y que someterlo el sábado al Consejo de Seguridad de la ONU provocará un «escándalo».

En principio, los 15 países del Consejo de Seguridad de la ONU deben pronunciarse el sábado sobre un proyecto de resolución que condena la represión.

Los patrocinadores del proyecto aceptaron enmendar el proyecto original en el sentido deseado por Rusia, fiel aliado de Damasco y que desde el principio se ha mostrado reticente a que el Consejo de Seguridad de la ONU condene a Siria.

A pesar de 10 meses de rebelión contra el régimen y de más de 5.000 muertos por la represión, según los opositores, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha sido capaz gasta el momento de adoptar una resolución sobre Siria.

En octubre pasado, un proyecto de resolución fue bloqueado por Rusia y China.

El texto que, según diplomáticos occidentales, debe ser sometido a votación el sábado «apoya plenamente» las decisiones de la Liga Árabe en enero para asegurar una transición hacia la democracia en Siria.

Sin embargo, los detalles de la transición fueron dejados de lado para no enfadar a Moscú.

La violencia en Homs ha provocado la cólera de numerosos sirios en todo el mundo y las embajadas sirias en El Cairo, Kuwait, Atenas y Londres fueron atacadas a pedradas.

El viernes, miles de sirios en todo el país homenajearon a las miles de personas que murieron hace 30 años en Hama (centro), durante la represión de la revuelta de los

Hermanos Musulmanes por parte del régimen de Hafez al Asad, padre del actual presidente.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: