Familiares de reos calcinados en penal de Honduras claman por “justicia”

"Justicia, es lo que queremos", "los guardias los dejaron morir", grita Angelina Raudales frente a la morgue de Tegucigalpa, a la espera del cuerpo de su esposo, uno de los 355 reos que murieron atrapados por el fuego en el penal de Comayagua, en el centro de Honduras.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: