Adiós a Dixon

Cómo un balde de agua caliente me viene la noticia. La muerte de Diego Dixon Peters, un joven estudiante de la Universidad Nacional Agraria, que falleció atropellado en la entrada de la colonia Unidad de propósito, el lunes a las 5:30 p.m, deja tristeza.

[doap_youtube url=»http://www.youtube.com/v/qRZxtWsR7lE» width=»640″ height=»360″]

Karrebarro visita Amak

Por Marta Leonor González

edicion.digital@laprensa.com.ni

Cómo un balde de agua caliente me viene la noticia. La muerte de Diego Dixon Peters, un joven estudiante de la Universidad Nacional Agraria, que falleció atropellado en la entrada de la colonia Unidad de propósito, el lunes a las 5:30 p.m, deja tristeza. Lo conocí mientras impartía unos talleres de poesía al Grupo Literario Karebarro de la UNA del cual él era miembro.

Por su origen Mayagna a Dixón se le tropezaban los artículos al hablar, (la, los, él por le), todos hacíamos broma de esa singular manera de expresar, pero articula una poesía que se decantaba por hablar de la naturaleza, el paisaje, los cerros, el río, las escenas comunes y bellas como los pies lustrosos por el lodo de una niña campesina.

Su cara en el salón de clases no podía pasar desapercibida, indio, de mirada bravía y a veces tímido, pero con iniciativa pues, junto a sus compañeros poetas y estudiantes de la Universidad Agraria organizó varias giras de trabajo para ayudar a su comunidad de Amak, de donde salió con muchos esfuerzos de su familia.

Llevaron medicinas, curaron animales, y recorrieron el selvático paisaje del río Bocay y el río Amak, iniciando así una campaña permanente desde el año pasado de recolectar materiales educativos, lápices, cuadernos, libros de primaria y secundaria, diccionarios, usados. También junto a su grupo llevó la esperanza entre la salva.

Y la fundación de una pequeña biblioteca en la que sus compañeros poetas trabajan como un proyecto cultural y social. También dedicaron la revista Karebarro bajo la dirección de Vicky Borge a temas relacionados con la comunidad Mayagna .

El nombre de Diego Dixon no figurará entre los grandes poeta e intelectuales de Nicaragua, será como muchos, un joven anónimo que algunos recordaremos con cariño por su amor a la tierra, a su comunidad, por la semilla que dejó en Amak, la esperanza de un mundo mejor y por los poemas que escribió sobre el amor a su tierra.

Su vela es hoy en la Universidad Agraria (UNA), en el auditorio Germán Pomares.