Humber, incrédulo

Phil Humber se había sometido a una cirugía para que le reconstruyeran un ligamento en el codo, muy al principio de su carrera, y anduvo de equipo en equipo en su intento por quedarse en las Grandes Ligas.

Phil Humber lanzó perfecto. LA PRENSA/APElaine Thompson

 

Seattle/AP

Phil Humber se había sometido a una cirugía para que le reconstruyeran un ligamento en el codo, muy al principio de su carrera, y anduvo de equipo en equipo en su intento por quedarse en las Grandes Ligas.

Ahora, bueno, Humber es perfecto. Humber lanzó el primer juego perfecto habido en casi dos años en las Grandes Ligas, en la victoria que los Medias Blancas de Chicago lograron el sábado por 4-0 sobre los Marineros de Seattle.

“Lo ocurrido fue simplemente fabuloso”, afirmó. Humber consiguió el 21 Juego Perfecto de las Grandes Ligas y el primero desde el que se apuntó Roy Halladay, de Filadelfia, contra los Marlins de Florida, el 29 de mayo de 2010.

Fue el tercero en la historia de los Medias Blancas, tras los de Mark Buehrle contra Tampa Bay, el 23 de julio de 2009, y Charles Robertson contra Detroit, el 30 de abril de 1922.

Antes del sábado, Humber era más conocido como uno de los cuatro prospectos que los Mets transfirieron en febrero de 2008 a Minnesota a cambio del venezolano Johan Santana.

Esta percepción ha quedado atrás, después de que Humber lograra el primer juego sin hit de la temporada. “No sé ni qué decir”, expresó el abridor. “No sé qué hace Philip Humber en esta lista. No tengo idea qué hace mi nombre ahí, pero estoy agradecido”, apuntó.