Grandioso

A través de un futbol directo, con una sólida estructura defensiva y un ritmo alucinante, el Real Madrid ha vuelto a la cima de la liga española, tras cuatro años de ayuno.

El técnico del Real Madrid, el portugués José Mourinho, en el aire, durante la celebración tras el título de la liga española obtenido por sus jugadores. LA PRENSA/AP

 

 

 

Por Edgard Rodríguez C.

A través de un futbol directo, con una sólida estructura defensiva y un ritmo alucinante, el Real Madrid ha vuelto a la cima de la liga española, tras cuatro años de ayuno.

[doap_box title=»Mejor» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Aun con la grandeza del Barcelona, no hay espacio a dudas sobre la legitimidad del Real Madrid como el mejor equipo de la liga española en la actual edición.

Exigido al máximo, el Madrid ha llegado a 94 puntos y 115 goles con dos jornadas por jugarse todavía, y a 32 títulos en la liga, aventajado al Barcelona con 21 y al Atlético con 9.

Para el técnico José Mourinho es un cuarto título en un país distinto. Se coronó con el Porto (Portugal), Chelsea (Inglaterra), Inter (Italia) y ahora Real Madrid (España).

Aún falta por resolver el duelo entre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi por el liderato de goles. Messi tiene 46 tantos, tras los tres logrados ayer. Ronaldo acumula 44.

El Madrid es el primer equipo con tres jugadores de 20 o más goles: Ronaldo (44), Higuaín (22) y Benzemá (20).

[/doap_box]

El Madrid venció 3-0 al Athletic de Bilbao y le dio el toque final a su frenética búsqueda del título, al que aspiraba también el Barcelona, vencedor ayer 4-1 ante el Málaga.

Gonzalo Higuaín al minuto 15, Mesut Ozil al 20’ y Cristiano Ronaldo al 50’, fueron los autores de los tantos por el club blanco, que llegó a 94 puntos y 115 goles en la liga.

Aunque el Athletic se vio disminuido por la ausencia de varias de sus principales figuras por diversas razones, daba la impresión de que ya nada detenía al Madrid.

El club blanco había pasado una interesante prueba de carácter entre las jornadas 27 a la 35, cuando una enorme ventaja de diez puntos se le redujo a uno, y la sostuvo.

Pero el punto de inflexión fue sin duda su victoria 2-1 sobre el Barcelona en el último clásico, cuando dejando a un lado todas sus distracciones, el Madrid se sacudió los fantasmas y mostró la estatura de un legítimo campeón.

Madrid se confirma.

Ahí quedó sentenciada la liga para el club merengue, y también se marcó el final de un ciclo glorioso para el Barcelona, monarca durante tres torneos consecutivos.

Atrás quedó el recuerdo de un grupo lleno de dudas, que se convirtió en un plantel compacto, justo como lució ayer, capaz de sobreponerse a malos momentos y regresar con nuevos bríos.

Y Ronaldo graficó con precisión la filosofía de este plantel, que sin mucho maquillaje, pero con transiciones rápidas, feroz contragolpe y capacidad resolutiva abrumadora, ha conquistado la cima.

Ayer Cristiano falló un penal, pero se levantó y ofreció un magistral pase a Ozil, quien con una definición sublime puso más arriba al Madrid en San Mamés.

Higuaín abrió el marcador al rematar pase de Ozil. La puso en la escuadra izquierda, mientras que Ozil la enviaba con sutileza al ángulo bajo, habilitado por Ronaldo.

El propio Cristiano dio el tiro de gracia al inicio del segundo tiempo y aceleró la celebración en La Cibeles, donde esperaban por sus héroes tras esta nueva victoria.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: