LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Culturas de resistencia

Karly Gaitán Morales

Culturas de resistencia es un conmovedor documental de la cineasta norteamericana-brasileña de ascendencia coreana Iara Lee, que por primera vez se presentará en Nicaragua esta noche a las seis y treinta en Fundación Luciérnaga, luego de una gira de exhibiciones por África, Asia, Europa, América Latina y Estados Unidos. 

Iara Lee, además de reconocida y premiada cineasta, es activista por la paz y desde hace muchos años ha trabajado en el Medio Oriente y África. Es fundadora de la dirección de Culturas de la Fundación Red de Resistencias y miembro del Consejo de Asesores de la National Geographic Society.

El documental fue filmado en París, Argentina, Colombia, Nueva York, Brasil, Congo, Nigeria, Ruanda, Irán, Siria, Palestina, Líbano e Irak entre los años 2003 y 2010. Es un recorrido que da voz a las movilizaciones, la sociedad común y sobre todo a los artistas que de diferentes maneras expresan una cultura de resistencia a la guerra, en busca de la paz.

Este es un fenómeno que no ha bajado su guardia desde los años sesenta y setenta y que se ha revivido con mayor fuerza generalizada a partir del 11 de septiembre de 2001, según informes de la ONU. A través de testimonios se explica que la resistencia no es una política sino una cultura. El arte y la creatividad no se hacen esperar en momentos de lucha civil y sin violencia pues se entrevista a jóvenes universitarios, activistas o no, participando en marchas pacíficas y haciendo arte para llegar a sus públicos, escribiendo canciones con hermosos mensajes, dibujos o rodando películas de ficción. Manifestaciones a través de la música (hip hop, trova, reggae y rap especialmente), la poesía, el baile, el grafitismo, el arte urbano, el cine, el videoarte, la fotografía, las animaciones digitales y los cómics. Por lo que se entiende que la paz viene cuando la resistencia es un éxito y no con armas y tanques.  

Con gran maestría y excelente estilo cinematográfico se retoman los temas del racismo, el tráfico humano, la esclavitud. Tema del que se ocupa Mario Vargas Llosa en su novela El sueño del celta por medio de su personaje Roger Casement, que denuncia el genocidio cometido en Perú y el Congo (país representativo en el documental) o temas como la explotación de minerales para la industria de la tecnología que nos evoca al poema El celular del poeta Ernesto Cardenal, sobre la esclavitud en el mismo país del Congo. O niños con armas disparando y robando frente a las cámaras en recovecos de los barrios de Brasil que nos traen a la memoria el filme Ciudad de Dios (Fernando Merelles, 2002). No solo músicos y artistas famosos del Medio Oriente se expresan, también aparecen imágenes del Festival Internacional de Poesía de Medellín, en el que leen su poesía de denuncia por todo tipo de temas poetas que han leído incluso en los escenarios de Granada, Nicaragua.

Este filme muestra más que todo a los artistas y sus distintas expresiones, la ingeniosidad que sobrepasa al dolor o a la desesperanza. Nicaragua no es un país ajeno a toda esa cultura de resistencia, nuestros músicos y poetas cantan y escriben declarando sí a la vida y a la paz; nuestro teatro y nuestro cine igualmente. Y lo observamos mejor cuando apreciamos en el documental el movimiento, la energía y el fervor del mundo. Un filme que artistas, estudiantes y poetas no pueden perderse.  

La autora es periodista e historiadora de cine

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: