“No podemos seguir coyol quebrado coyol comido”

Cuando no se tiene ingresos fijos o son insuficientes para cubrir todos sus gastos, las posibilidades de pensar en ahorrar para el futuro son casi nulas. Pero en todo caso, dice Guadalupe Wallace, socióloga y asesora en temas de economía familiar, “siempre se puede ahorrar si se tiene la convicción de la importancia de hacerlo para la vida”.

GUADALUPE WALLACE ASESORA EN ECONOMÍA FAMILIAR

Por Róger Almanza G.

Cuando no se tiene ingresos fijos o son insuficientes para cubrir todos sus gastos, las posibilidades de pensar en ahorrar para el futuro son casi nulas. Pero en todo caso, dice Guadalupe Wallace, socióloga y asesora en temas de economía familiar, “siempre se puede ahorrar si se tiene la convicción de la importancia de hacerlo para la vida”.

:::: ¿Es tan importante el ahorro?

Es una pregunta bien importante y se convierte en una pregunta de doble vía porque se pone por delante un supuesto “si se tienen pocos ingresos no es posible ahorrar”, de alguna manera esta es una creencia sobre el tema de dinero que tiene su parte de verdad pero también es un mito, se cree que solo si se dispone de muchos ingresos se puede ahorrar.

::: Si no es así, ¿entonces cómo hacer?

Los expertos recomiendan que uno debería de ahorrar más o menos el diez por ciento de sus ingresos. Pero claro contextualizado a Nicaragua, sobre un salario mínimo de tres mil córdobas, el diez por ciento puede representar bastante dinero y descontarlo mensualmente puede ponerte en una situación difícil. Pero también es cierto que no necesariamente te podés quedar con la idea del diez por ciento, puede ser el cinco o el tres por ciento y así generar un ahorro de largo plazo.

::: Este es un buen tema. En qué plazo me propongo el ahorro.

Claro. En términos de ingreso, la vida laboral se inicia entre los 20 y 25 años, esto quiere decir que un ahorro del diez por ciento en estos términos al finalizar tu vida laborar significa cuarenta años de ahorro, incluso más ahora que la expectativa de vida ha crecido y también los rangos de jubilación. Si se hace este cálculo en términos de largo plazo y no te quedás solo con el estándar del diez por ciento, verás la diferencia.

 

 El prestar dinero reduce tu capacidad de ahorro. Debés saber si realmente es un préstamo o lo estás regalando, así que al hacerlo debés saber a quién le estás dando dinero”.  Guadalupe Wallace.  Socióloga, asesora en  economía familiar.

::: Pero pensar en el largo plazo no es para cualquiera…

Es cierto. Sobre todo para nosotros que crecimos en una cultura “coyol quebrado coyol comido”, es una cultura de sobrevivencia.

:::: También el ahorro tiene que ver con aspectos personales. ¿Esta buena costumbre se aprende, se hereda o es meramente cultural?

Pensamos en el ahorro solo en términos de recursos financieros, es decir ahorrar cierta parte de los ingresos. Sin embargo, se puede ahorrar al reducir tu nivel de gastos, al hacerlo se libera una parte de tus ingresos para volverlo ahorro efectivo.

::: Pero aprender a ahorrar es cuestión de cultura, de aprendizaje o educación…

La cultura del ahorro proviene tanto de la familia como del medio donde te desarrollás. No soy capaz de afirmar tajantemente de que en Nicaragua no hay cultura de ahorro porque existen otras opciones de ahorro, no solo el banco. Para hablar así se requieren estudios sociológicos más profundos incluso contrastar datos con el sistema de ahorro nacional. Lo que sí sabemos es que somos una sociedad que tiene bajos niveles de ingresos y que existe mucho empleo precario y esto aparentemente va en contra de la cultura de ahorro, al menos en el imaginario popular somos así.

::: ¿Pero dónde se forma la buena costumbre del ahorro?

En la familia pero también en los diferentes espacios de la sociedad. En la cultura que nos viene de los medios de comunicación. En el sistema de educación formal. Creo que en la educación formal no nos preparamos en el tema del ahorro, aunque en la actualización de la currícula escolar se enfoca más en educación para la vida, es importante, y por eso el ahorro debe estar ahí. La importancia de hacer metas financieras, métodos posibles de ahorro.

::: Si ya me dispongo a ahorrar ¿cómo inicio…?

En un hogar se puede ahorrar en las facturas de teléfono porque te puedes medir en el tiempo de uso y ahora se aprovecha también las nuevas tecnologías. Se puede ahorrar en la gasolina del vehículo, podés optar por usar el transporte público algunos días en el mes, caminar más, es algo que uno puede controlar. Uno puede ahorrar en todo lo que es servicios públicos.

::: Pero así es dinero que al final no veo en mi mano…

Puede ser, pero también es dinero que no gastás en eso y podés usarlo en otros gastos más importantes.

::: ¿En comida se puede ahorrar?

Es uno de los rubros en que toda la familia puede ahorrar. La diferencia entre comprar en supermercado y el mercado es bastante significativa, hasta 200 por ciento en algunos productos. Tenemos excelentes mercados con buenas distribuidoras… Se puede ahorrar.

::: Entretenerse sale caro, pero también es necesario…

Sí. Pero se puede ahorrar también en gastos de entretenimiento. El punto es tener el objetivo de que quieres ahorrar. Si es así, puedes salir menos, comer menos afuera, preparar tu almuerzo. Reunirte con tus amigos en casa. Son varios rubros en los cuales uno puede comprimir los gastos.

::: Esto funciona cuando se está enfocado y convencido en ahorrar ¿cómo entender la importancia del ahorro?

Exactamente, debes tenerlo como objetivo. Es una pregunta que parece un poco ilógica porque para todos es lógico que debemos ahorrar. Es el tema de pensar de nuevo en el largo plazo y pensar como la sociedad y los medios nos han enseñado a pensar y vivir con esa lógica del corto plazo y esto hace que vivamos con ese espíritu de aprovechar el momento. Realmente la vida está llena de circunstancias y desafíos que nos obligan a pensar al largo plazo. A pensar en una vejez digna, en si ocurre un accidente, si nos enfermamos de gravedad, si perdemos el trabajo, un divorcio. Son tantas cosas que debemos planificar. Ahorrar es garantía para una vida digna y atender todas estas eventualidades que existen en la vida de cualquier persona o familia.

::: Del banco y del colchón no nos movemos…

Esto tiene que ver con que nuestra sociedad no está muy desarrollada en términos de instrumentos para el ahorro. En otros países vos encontrás cajas de ahorro, cajas de créditos, fondos especiales, bonos. Existe una alta gama para hacerlo.

::: ¿Qué hay que tomar en cuenta?

Hasta que nos topamos con situaciones fuertes nos damos cuenta que debimos haber ahorrado. Invito a la gente a que haga números para que se dé cuenta de la importancia del ahorro. Podés hacer el cálculo con tu esperanza de vida y cuántos necesitarías para vivir después de tu jubilación. Cuando te topés con la cifra y te des cuenta que al menos necesitarías contar con 20 o 30 mil dólares para vivir 10 o 15 años y es un dinero que tendrás que buscarlo, te darás cuenta de qué tan importante es pensarlo desde ahora. Pero si tenés otras metas pues la cifra sube. Tienes que tomar en cuenta tus sueños y hasta cómo te ves cuando te jubiles.

::: Eso si somos asalariados…

Hay que pensar también en autoempleo, empresas propias. Nicaragua no tiene las condiciones para darle empleo formal a todos… Hay que pensar fuera del camino hecho. Las oportunidades de generar ingresos no solo pasan por el empleo formal, hay que buscársela y ser emprendedor.

::: Me suena a convicción…

Tenés que generar una convicción a partir de tus metas y sueños, en el mediano, corto y largo plazo. Responder qué te gustaría tener o cómo te gustaría estar más adelante. Luego saber con qué contás. Hacer ese inventario incluso de los conocimientos con los que disponés. Hacer la evaluación de los que querés versus lo que tenés y encontrar esa brecha que llenar para obtenerlo.

::: El ahorro debe tener herramientas…

Claro. El presupuesto es importante tenerlo y que refleje tus gastos fijos y aquellos variables con los que podés jugar un poco para reducir el gasto. Sin presupuesto uno no sabe por dónde se te va la plata. Al tener el presupuesto te encontrás con grandes sorpresas.

::: La estrategia del ahorro tiene que ser individual…

No necesariamente. Debería ser familiar. Todos los miembros que tienen ingresos en efectivo pueden aportar a esa meta. También los que no aportan y solo demandan pueden aportar con el ahorro de los servicios.

::: ¿Cómo se reconoce a un buen administrador de su dinero?

Es una persona consciente, cuidadosa de sus gastos, es una persona que tiene una estrategia con su dinero, lleva al día sus facturas y no las acumula. Paga más que el mínimo de su tarjeta de crédito, no anda prestando, no adelanta salario ni se gasta sus fondos de ahorro.

::: Ahorrar entonces es un valor…

Claro porque fundamentalmente se aprende en la familia. En gran medida los usos y costumbres frente al dinero tienen que ver con experiencias familiares que han sido heredadas y por eso se ven familias ahorradoras y derrochadoras. Obviamente también depende de la educación también.

::: Dicen que el palmado para tener algo tiene que enjaranarse…

Lo ideal es ahorrar para comprarlo. Con pocas excepciones el resto de cosas en la vida son planificables. No te vas a morir por no comprar algo ahora. Tiene que ver cómo manejamos los impulsos, a veces es mejor abstenerse y poder disfrutarlo después. Si no son situaciones de emergencia es mejor planificar y ahorrar.

::: Lo que llaman “comprar inteligentemente”.

Claro. Esto tiene que ver con el tema de ingresos; de dónde los obtengo. Con el ahorro y la inversión; cómo lograr que estos ingresos se multipliquen y de cómo me los gasto y cómo evito endeudarme demasiado. El tema de las compras inteligentes te lleva a comprar al por mayor, productos genéricos, cosas usadas y algo importante, los especialistas recomiendan no ir al súper mercado con hambre porque terminás comprando de más y sobre todo jamás andar demasiado efectivo en la bolsa porque lo terminás gastando.

::: Deben haber reglas de oro que seguir…

Sí. Conservar tu trabajo o generar una fuente de ingresos, ahorrar, planear tus gastos y cuidar tu crédito. Probablemente es difícil que podamos vivir sin crédito pero es importante cuidarlo.

::: ¿Quién maneja mejor el dinero…?

Te lo puedo decir sobre la base de algunos estudios. En general las mujeres tienen más problemas de administración del dinero. En general ganan menos dinero, viven más tiempo, están menos preparadas para el retiro, son más conservadoras que los hombres para invertir y se sienten más intimidadas en el manejo del dinero. Pero paradójicamente en la familia son mejores administradoras en este sentido, ahorran más y piden más ayuda, siempre dentro de la economía familiar.

::: ¿Quién está gastando más…?

Frente a instrumentos como las tarjetas de crédito los hombres son más responsables. Pero tiene que ver que los mercadólogos dirigen campañas para que las mujeres gasten más. Actualmente los niños y los jóvenes están entrando a este círculo, están demandando más, gastando más. Los niños están en uno de los segmentos que más presionan a los padres para que gasten.

1337472638_253-DOM-UMguadalupe82

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: