País duplicará parques industriales

Nicaragua quiere dar saltos en la apertura de parques industriales que acojan a nuevos inversionistas extranjeros. Y no lo quiere hacer ampliando las naves que ya están funcionando, no.

Los 600,000 empleos indirectos nuevos podrán resolver casi un 25 por ciento de la fuerza laboral que está en la informalidad en este país, que son casi dos millones de personas”. Carlos Argeñal, presidente de la Federación de la Cámara

Ampliar imagen

 Wendy Álvarez Hidalgo

Nicaragua quiere dar saltos en la apertura de parques industriales que acojan a nuevos inversionistas extranjeros. Y no lo quiere hacer ampliando las naves que ya están funcionando, no. Lo hará construyendo cada año entre cinco y seis naves de este tipo en el próximo quinquenio, lo que permitiría la apertura de 100,000 nuevos puestos de trabajo al finalizar ese período. De forma indirecta se abrirán otras 600,000 plazas laborales, según se estima.

La empresa privada ya está dando los primeros pasos y tiene en construcción tres parques, otros dos entrarán en esa misma fase en las próximas semanas. Los operadores de zonas francas esperan duplicar su inversión de 500 millones de dólares que tienen actualmente en 35 parques en función, en un área de construcción de 1.50 millones de metros cuadrados. En estas naves hay 161 empresas.

El presidente de la Federación de la Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas (FCNZFP), Carlos Argeñal, está muy convencido de que lograrán alcanzar la meta de abrir más parques industriales para albergar empresas de sectores como: calzado, artefactos médicos y autopartes, hortalizas, accesorios para pesca, tabaco y textiles.

Argeñal sostiene que esa meta es alcanzable, pero requiere de unir esfuerzos para garantizar estabilidad económica y política en el país. Y esto pasa por mantener relaciones amistosas con los aliados comerciales, principalmente con Estados Unidos, que compra gran parte de los productos de exportación de Nicaragua.

[doap_box title=»Proteger los incentivos al sector» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Los operadores de zona franca quieren que el Gobierno no modifique los incentivos fiscales que actualmente este sector recibe en la próxima reforma fiscal, que se empieza a discutir esta semana.

El presidente de la Federación de la Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas, Carlos Argeñal, recuerda que ningún país de la región con este tipo de régimen está pensando tocar los beneficios que recibe este sector.

Señala que de quitarlos en menos de un año las empresas emigrarían hacia los países vecinos, lo que dejaría a miles de nicaragüenses en el desempleo.

Actualmente este sector está exento del pago del Impuesto sobre la Renta durante 15 años y no se paga impuesto en los materiales de construcción que se usan para edificar los parques.

[/doap_box][doap_box title=»Otros aportes» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Todas las empresas que están en los parques industriales aportan anualmente 50 millones de dólares al Seguro Social y 4.2 millones de dólares al Instituto Nacional Tecnológico (Inatec), según cifras oficiales. Y se generan 300,000 empleos indirectos a la fecha.

[/doap_box]

De hecho gran parte de las empresas que están instaladas en estas naves industriales proceden de la primera economía mundial. “La estabilidad será muy importante para poder sacar al país de la pobreza que todavía hay y para que nosotros podamos crecer en un ciento por ciento”, afirma el representante empresarial.

En la construcción de los primeros tres parques (en Mateare, León y Chinandega) se abrirán 6,000 puestos de trabajo al finalizar el año. Se está invirtiendo 12 millones de dólares en un área de 60,000 metros cuadrados, donde se esperan instalar cuatro empresas en los próximos meses. Tras instalarse estas compañías, la inversión superará los 50 millones de dólares.

Todas las empresas que operan bajo el régimen de zonas francas aportaron al país por exportaciones de productos 2,028 millones de dólares en 2011, alrededor del 28 por ciento del Producto Interno Bruto de Nicaragua (PIB), que fue de 7,297 millones de dólares, según datos oficiales.

Los parques industriales no estuvieron inmunes a los efectos de la crisis económica mundial, que azotó al mundo con fuerza en 2008 y se prolongó hasta 2010. Argeñal asegura que debido a la turbulencia económica, principalmente en Estados Unidos, el nivel de desocupación de los parques cayó un 20 por ciento hasta mediados de 2010, cuando “hubo mejorías”. Actualmente solo un seis por ciento de las áreas están disponibles.

CÁMARA DE LA CONSTRUCCIÓN DE LA MANO

En este esfuerzo de ampliar la oferta de naves industriales se ha unido la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC) para garantizar la disponibilidad de la mano de obra y la construcción de estos parques industriales.

El secretario de la FCNZFP y empresario vinculado a la construcción, Mario Zelaya, explica que la meta es buscar alternativas para construir parques a costos no muy elevados, como consecuencia de los altos precios de los materiales que se utilizarán. “De esta manera el operador de parques no sea obligado poner un precio alto y sea más competitivo”, precisa.

Los privados esperan que el precio del petróleo que está estrechamente relacionado con el comportamiento de algunas materias, como el cobre y acero, se mantenga estable en los próximos cinco años. Esto permitiría también que el precio del transporte de carga no se “coma” los costos de operación de las empresas constructoras.

Para la edificación de cada parque, Zelaya estima que se necesitarán hasta 200 obreros. “Creemos que podríamos necesitar unas mil personas cada año para todas las naves que se levantarían anualmente”, detalla.

MOVIMIENTO SALARIAL

La apertura de los nuevos parques industriales también tendrá un efecto dominó en el movimiento de masa salarial. Actualmente todas las naves en operación mueven 240 millones de dólares en salarios, incluyendo el pago del decimotercer mes.

El presidente de la FCNZFP sostuvo que en los últimos años los salarios de los trabajadores de zonas francas han ido mejorando y muestra de ello es que ahora se paga en promedio 200 dólares mensuales. Con relación a la región, los salarios nicas en zonas francas son un 18 por ciento más bajos que Honduras; nueve por ciento inferiores a los de Guatemala y 28 por ciento más bajos que El Salvador. Los salarios de Costa Rica ya son incomparables, porque son los mayores de la región, por albergar zonas francas más tecnificadas.

Los empresarios afirman que Nicaragua tiene varias ventajas a nivel regional para seguir acogiendo a inversionistas. Primero tiene una posición geográfica estratégica; mano de obra económica; es la nación más segura del mundo; y es aliada y está muy cerca del mercado más grande del mundo: Estados Unidos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: