País atado sin waiver

Previendo el peor de los escenarios en el que el Gobierno de Estados Unidos (EE. UU.) no apruebe el waiver de la propiedad a Nicaragua, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene listo un plan “B” para seguir cooperando con el país, aunque sería más limitada.

Mirna Liévano, representa saliente del BID, espera que su sucesor Carlos Melo, mantenga las buenas relaciones con el sector privado. Ayer Liévano recibió un reconocimiento del Cosep. LA PRENSA/CORTESÍA

Lucía Navas

[doap_box title=»Cosep le reconoce labor» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Mirna Liévano finaliza su representación del BID en Nicaragua la próxima semana. Ayer recibió un reconocimiento del Cosep, por las “excelentes relaciones” que mantuvo con el sector privado.

“Nos ha permitido tener en Mirna a una persona que apostó decididamente a mejorar la relación del BID con el sector privado y no solo Cosep”, destacó José Adán Aguerri, presidente del gremio. El BID es un importante financiador de proyectos de infraestructura e inversión privada del país. Liévano asumirá como prosecretaria del BID, cargo vinculado directamente con la presidencia del organismo.

[/doap_box][doap_box title=»» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • 2,009.39 millones de córdobas entre préstamos y donaciones son los recursos para ejecutar en 113 proyectos, que el BID tiene previsto entregar a Nicaragua, según refleja el Presupuesto General de la República 2012.

[/doap_box]

Previendo el peor de los escenarios en el que el Gobierno de Estados Unidos (EE. UU.) no apruebe el waiver de la propiedad a Nicaragua, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene listo un plan “B” para seguir cooperando con el país, aunque sería más limitada.

Mirna Liévano, representante saliente del BID en Nicaragua, informó a LA PRENSA que la opción sería trabajar bajo concepto de ayuda humanitaria, que haría centrar la atención de los fondos en los sectores sociales como salud y niñez, en situaciones muy vulnerables.

“Ya efectivamente hemos planteado distintos escenarios en una situación u otra”, dijo Liévano.

Aclara que si no se obtiene el waiver “tendríamos (el BID) que ajustarnos a lo que denominan en Estados Unidos Humanity Basic Needs . Es decir nuestra cartera tendría que centrarse en apoyo humanitario”. Ese cambio de orientación de la relación con Nicaragua, los recursos que se permitan dar serían aquellas “áreas calificadas” en el concepto de apoyo humanitario.

Pero se interrumpirá la negociación actual de la estrategia país para los próximos cinco años, la cual prioriza la zona rural, donde el índice de pobreza extrema es del 26.6 por ciento; la energía eléctrica, transporte, cambio climático, género y diversidad, y mejorar la eficiencia en las instituciones públicas son los ejes de dicha estrategia que estaría definida en octubre próximo.

De manera bianual el BID entrega al país unos 170 millones de dólares entre el sector público y privado.

SERÁN MÁS DUROS

El 29 de julio por ley el gobierno de Estados Unidos debe anunciar su decisión sobre mantener o no el waiver de la propiedad a Nicaragua. Atados también están los fondos del Banco Mundial que este año son 57.2 millones de dólares.

Los gremios empresariales siguen confiados en que la dispensa se dará, pero están claros de que el gobierno de EE. UU. endurecerá sus condiciones sobre los recursos que den el BID y Banco Mundial a Nicaragua.

Eduardo Fonseca, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic), dice que realizan un estudio sobre el impacto que representa la pérdida por la Cuenta de Reto del Milenio y de los programas que eran financiados con apoyo bilateral de EE. UU.

Admite que el daño aumentaría sin el waiver, pero cree que a EE. UU. no le interesa quitarlo, porque aún hay casos pendientes por resolver de reclamos de propiedades de ciudadanos estadounidenses.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: